Balcanes Occidentales y derechos LGTBI: Todavía mucho que hacer

La primera ministra serbia Ana Brnabic, primera mujer homesexual en ocupar el cargo.
La primera ministra serbia Ana Brnabic, primera mujer homesexual en ocupar el cargo.

La perspectiva de adhesión a la UE ha llevado a los países de la región a dotarse de leyes contra la discriminación sexual. Para conseguir cambios profundos se necesita una mayor atención por parte de las autoridades.

A pesar de ser el primer jefe de Gobierno abiertamente homosexual en Europa del Este y el Mediterráneo, el nombramiento de Ana Brnabić como primera ministra de Serbia, fue recibido con frialdad por los activistas LGBTI. La impresión – compartida por muchos otros observadores – es que fue ante todo una operación directa de imagen directa hacia el público de la Unión Europea. El respeto de los derechos LGBTI está ahora, de hecho, considerado como un criterio clave para evaluar la medida de cuánto un país es civil y "europeo", es decir, si puede convertirse en un país de la UE.

Hasta 2013 los derechos LGBTI recibieron poca atención en las negociaciones para la adhesión a la UE. La reciente expansión de estos derechos dentro de la propia UE, sin embargo, ha empujado cada vez más estrechamente hacia su reconocimiento con la perspectiva de la ampliación. Con las negociaciones para la adhesión de Croacia, por tanto, los derechos LGBTI han comenzado a asumir una importancia cada vez mayor y ahora reciben regularmente una atención específica en los informes anuales sobre el progreso de los países candidatos a la adhesión recopilados por la Comisión y el Parlamento Europeo.

Con este enfoque, la UE envía un mensaje claro a las partes: para imaginar la ampliación a un país, la adopción de las medidas adecuadas contra la discriminación basada en el género es un paso esencial. De hecho, en los últimos años la presión ejercida por la Comisión Europea ha empujado a los gobiernos de los Balcanes Occidentales a adoptar un conjunto de normas contra la discriminación, contra el odio homofóbico y en algunos casos por el derecho a la identidad de género.

Activismo transnacional y ampliación

El compromiso de la UE ha sido la principal razón detrás de los avances legislativos, políticos y sociales concernientes a la situación de las comunidades LGBTI en los Balcanes occidentales en los últimos años. Los avances también se han visto afectados positivamente por la creciente atención a los derechos LGBTI a nivel internacional – desde los Estados Unidos de Obama – y también por la creciente eficacia de los activistas locales, cada vez más visibles y cada vez más conectados entre sí a través de las fronteras.

Un avance significativo lo ha marcado el nacimiento de la organización LGBTI Era, que reúne a las principales organizaciones LGBTI activas en los Balcanes Occidentales y Turquía. Sobre la base de la colaboración transnacional desarrollada en la última década, la organización fue creada en noviembre de 2015, gracias al apoyo directo recibido de la UE. Además de proporcionar servicios y apoyo a sus miembros, Era lleva a cabo actividades de investigación y de lobbying y coordina diversas iniciativas regionales.

 

"Estamos satisfechos con nuestra relación con las instituciones europeas", dice Amarildo Fecanji, director ejecutivo de Era, "El diálogo es muy intenso y directo, y tenemos una gran comunicación con la Comisión y el Parlamento." Era colabora con ellos mediante la recopilación y transmisión de información y análisis, y es consultada regularmente en la preparación de los informes anuales de la ampliación. Según Fecanji, la UE también debería presionar a los gobiernos de los Balcanes occidentales para establecer relaciones más estrechas con las organizaciones LGBTI en sus países, con el fin de replicar el mismo mecanismo de diálogo.

El problema de la aplicación

El deseo de unirse a la UE ha fomentado una serie de reformas legislativas para los derechos LGBTI, a veces incluso muy avanzadas desde el punto de vista formal. El problema sin embargo es que esas normas a menudo quedan en el papel porque la policía, el poder judicial y la clase política no se compromete a ponerlas en práctica. De acuerdo con Koen Slootmaeckers, un investigador de la Universidad Queen Mary de Londres, "la UE debería comenzar a medir de diferentes maneras el progreso realizado. No es suficiente simplemente con rellenar las casillas individuales ". En su lugar, debe supervisar la aplicación y el alcance de las reformas, ya que en algunos casos se promueven los derechos LGBTI sólo instrumentalmente.

Además del problema de las reglas que quedan en el papel, existe el problema del progreso que queda relegado al nivel simbólico – como es probable que suceda ahora en Serbia con Brnabić. Además la magnitud del orgullo gay que se puede organizar en los Balcanes occidentales tiende a ser exagerado, tal como sucedió con el regreso de la marcha del orgullo en Belgrado en 2014. A pesar de su importancia simbólica, hasta que dichos acontecimientos no dejen de depender de despliegues masivos de fuerzas del orden, no podrán ser considerados un gran índice de progreso.

La experiencia de la ampliación de la UE hacia el Este en 2004 y 2007 mostró la importancia de promover los cambios sociales y culturales reales. "Tenemos que prestar especial atención a la labor cultural", dijo a Osservatorio Balcani e Cáucaso Transeuropa la eurodiputada Daniele Viotti, co-presidenta del Intergrupo sobre cuestiones LGBTI. "Como parlamentarios ya estamos comprometidos para organizar visitas y cultivar las relaciones con las autoridades locales y activistas. Pero La Comisión debe hacer más, activando a sus funcionarios y sus delegaciones".

¿La UE hace demasiado, o demasiado poco?

Según Slootmaeckers, "un problema es que la actividad de la UE no logra una gran contribución al cambio social. Deberían poner más atención en la situación de las personas y lo que tratan de hacer, deberían tratar de escuchar a más ". Aunque importantes, las actividades de la UE en favor de los derechos LGBTI en los Balcanes occidentales, de hecho, es probable que restrinjan el espacio disponible para los activistas locales: sólo ellos pueden desarrollar sus propios modelos de emancipación y empujar hacia una más auténtica transformación social.

Las organizaciones que promueven la causa LGBTI en la región parecen conscientes de los riesgos relacionados con el activismo de la UE. Amarildo Fecanji argumenta que la UE no puede hacer mucho más de lo que ya está haciendo (aunque pudiera operar con mayor eficacia): "La UE no está 'imponiendo' una mejor protección de los derechos humanos, está ayudando a cambiar nuestros países. Debemos darnos cuenta de que la integración europea puede llegar hasta cierto punto, el resto depende de nosotros ".

Para apoyar la causa LGBTI en los Balcanes occidentales, una de las medidas más importantes que la UE puede tomar consiste en dar sustancia a la perspectiva de la ampliación, y así evitar la desilusión y proporcionar espacio político a la influencia rusa en la región turca – países bien lejos de la perspectiva europea sobre los derechos LGBTI. "Existe el riesgo real de que la UE pierda peso como modelo – dice Daniele Vitti – Esto se evitará sólo si Europa es capaz de ofrecer una perspectiva clara para estos países, y dedicar más atención a los problemas sociales y civiles."

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.


Factual or translation error? Tell us.