El llamamiento de la sociedad civil: ¡Reinventemos juntos una Europa mejor!

17 mayo 2017
Civico Europa

 Una manifestación de “Pulse of Europe” en Wiesbaden (Alemania), en marzo de 2017.
Una manifestación de “Pulse of Europe” en Wiesbaden (Alemania), en marzo de 2017.

La elección del proeuropeo Emmanuel Macron a la presidencia de Francia llega en un momento en el que los ciudadanos europeos manifiestan cada vez más en las calles y en la urnas su arraigo – y a veces sus críticas – a la Unión. Es la hora de transformar ese movimiento de fondo en verdadera reforma a profundidad de la UE, afirma un grupo de personalidades reunidas en Civico Europa.

Inmediatamente después de los escrutinios en Hungría, Austria y en los Países Bajos, la elección de Emmanuel Macron, un proeuropeo proclamado, a la presidencia de la República Francesa, crea una oportunidad histórica de refundar sin retraso el proyecto europeo. Por eso hemos decidido abrir desde hoy un gran debate cívico continental cuyo objetivo es asociar a nuestros conciudadanos a escribir un nuevo capítulo de la historia de la Unión Europea.

Hace un año llamábamos en este mismo espacio, a una hoja de ruta concreta para un nuevo renacer europeo. Llamábamos a nuestros conciudadanos, a los dirigentes y a los líderes de opinión, de todas las generaciones y de todas las sensibilidades, de los países de la Unión a movilizarse en todos los niveles contra las tentaciones del repliegue nacionalista, y a promover un nuevo espíritu cívico europeo. Les invitábamos de igual manera a confederarse para crear las condiciones de una reinvención de la Unión Europea con la inquietud de volver a poner al ciudadano en el centro del proyecto.

El momento de esta transformación ha llegado. Es hora de hacer de la Unión Europea una potencia política, democrática, industrial, cultural, ecológica y social capaz de defender los intereses y los valores de nuestros conciudadanos, una potencia que sea un actor central de la globalización y no solo un observador blando y pasivo.

En muchos aspectos, nuestro llamamiento ha sido escuchado. El impacto del resultado negativo del referendo británico y las nuevas condiciones internacionales creadas por la elección inesperada de Donald Trump y el endurecimiento ruso, han acelerado la toma de conciencia acerca de la urgencia de hacer un frente europeo común. ¿Cómo superar los desafíos de formas diferentes saliendo del marco nacional y dándole una nueva vida a nuestras democracias? A lo largo y ancho de la Unión, de Portugal a Polonia, de Alemania a Rumania pasando por Francia, Italia y los Países Bálticos, los ciudadanos han salido a las calles para manifestar su arraigo a la Unión. Nuevos movimientos como Pulse of Europe, Stand Up for Europe o Civico Europa han nacido.

Los eurobarómetros y los estudios de opinión de los últimos nueve meses han puesto en evidencia un retorno, sin precedente desde la crisis financiera, del arraigo al proyecto europeo y la convicción de que la Unión tenía que reforzar su capacidad de acción en materia de seguridad, de lucha contra el terrorismo, del manejo de la inmigración, o incluso de la regulación de la globalización en materia comercial, financiera, ambiental o social. Esta dinámica ha alcanzado el nivel político. Jefes de Estado y de gobierno nos han incluido en su reflexión, la Unión ha esbozado, durante el 60 aniversario del tratado de Roma, el borrador de la hoja de ruta a la que nosotros hacemos un llamado con nuestro compromiso. Algunas de nuestras proposiciones en materia social como el pilar de los derechos humanos, de seguridad o de democracia como las listas transnacionales son ahora discutidas en el marco del Consejo de Ministros de la Unión.

Aún más, dirigentes nacionales y ciudadanos ya no dudan en mostrar su convicción europea. En vez de oponer el orgullo nacional a la ambición europea, ellos ya no tienen miedo de afirmar que ambas se refuerzan mutuamente. El fracaso del referendo antieuropeo en Hungría, las victorias de los proeuropeos en Austria y en los Países Bajos, y ahora la victoria de Emmanuel Macron en Francia, quien puso en el centro de su campaña la refundación del proyecto europeo, ilustran este contexto histórico favorable.

Hoy, tenemos un deber de acción colectiva, y la responsabilidad de cada uno de nosotros está comprometida. Somos conscientes de que la dinámica de fragmentación de nuestras sociedades continúa: es urgente reforzar nuestro potencial de crecimiento económico, de luchar con vigor contra las desigualdades, y de inventar los derechos y libertades del futuro para darle a cada uno perspectivas durables de avenir y de inclusión democrática, porque si no, es la cohesión de nuestros países y de la Unión que está amenazada. Para cambiar la situación, es hoy importante que cada uno, sin demora, asuma sus responsabilidades, los Estados, la Unión, pero también los ciudadanos y los líderes de opinión. Eso es lo que nosotros intentamos hacer en este momento, a nuestro nivel, y con nuestros recursos limitados que son los nuestros, comprometiéndonos y tomando de nuevo la iniciativa.

¿Cuál vía europea para un futuro mejor?, ¿Cómo asociar concretamente a nuestros ciudadanos en la búsqueda de soluciones positivas?, esos son los desafíos del debate ciudadano que abrimos el 9 de mayo, día de la fiesta de Europa, en Bruselas, capital de la Unión, con Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea. Hemos puesto proposiciones concretas sobre la mesa – como nos lo pidieron los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo – invitando a un reequilibrio del proyecto europeo tomando mejor en cuenta las preocupaciones de nuestros ciudadanos alrededor de siete pilares: la democracia, la educación y la cultura, la dimensión social, el desarrollo sustentable, la economía y la industria, la moneda, y por supuesto la seguridad, la defensa y la política extranjera. Pero deseamos ir más lejos.

Nos parece urgente dar un nuevo impulso a nuestras democracias representativas favorizando la emergencia de una verdadera democracia deliberativa y participativa europea.

Por eso proponemos organizar un nuevo proceso participativo europeo desde el otoño, cuyo objetivo es asociar a los ciudadanos de manera continua a la definición de las prioridades y de los proyectos políticos de avenir de la Unión, que dará lugar a convenciones cívicas en toda la Unión comprometiendo la responsabilidad de los ciudadanos. ¡Qué todos aquellos que tienen la convicción de que nuestro porvenir debemos inventarlo juntos, se nos unan y que nos apoyen!

Por los miembros de Civico Europa (cívico.eu), iniciador del llamado por un nuevo Renacimiento europeo el 9 de mayo de 2016:

Guillaume Klossa (FR), autor, iniciador de Civico Europa y del llamado por un nuevo Renacimiento europeo, fundador de EuropaNova y de los Estados Generales de Europa, antiguo sherpa del grupo de reflexión sobre el futuro de Europa (Consejo Europeo); Alberto Alemanno (IT), profesor de derecho, fundador de Good Lobby; László Andor (HU), economista, excomisario europeo; Lionel Baier (CH), director; Mars di Bartolomeo (LU), presidente del Parlamento de Luxemburgo; Mercedes Bresso (IT), parlamentaria europea, expresidenta del Comité de Regiones; Elmar Brok (DE), parlamentario europeo, expresidente de la comisión de asuntos extranjeros, Partido Popular europeo, Parlamento europeo; Philippe de Buck (BE), exdirector general de BusinessEurope, miembro del comité económico y social europeo; Daniel Cohn-Bendit (FR-DE), expresidente del grupo “los Verdes”, Parlamento europeo; Georgios Dassis (GR), sindicalista, presidente del Comité económico y social europeo; Leendert de Voogd (NL), empresario; Paul Dujardin (BE), Director General, Bozar; Cynthia Fleury (FR), filósofa y psicoanalista; Markus Gabriel (DE), filósofo; Felipe Gonzalez (ES), exprimer ministro, expresidente del grupo de reflexión sobre el futuro de Europa (Consejo europeo); Sandro Gozi (IT), ministro de asuntos europeos; Danuta Huebner (PL), excomisaria europea, presidente de la comisión de asuntos constitucionales, Partido Popular Europeo, Parlamento Europeo; Alain Juppé (FR), exprimer ministro, alcalde de Burdeos; Alain Lamassoure (FR), parlamentario europeo, exministro; Christophe Leclercq (FR), empresario de medios de comunicación y fundador de EurActiv; Jo Leinen (DE), parlamentario europeo, presidente del Movimiento europeo-Internacional; René van der Linden (NL), expresidente de la Asamblea del Consejo de Europa, expresidente del Senado Neerlandés; Robert Menasse (AT), escritor; Jonathan Moskovic (BE), encargado del proyecto G1000; Ferdinando Nelli Feroci (IT), embajador, excomisario europeo; Johanna Nyman (SE), presidenta del Foro europeo de la Juventud; Sofi Oksanen (FIN), escritora; Erik Orsenna (FR), escritor; Sneska Quaedvlieg-Mihailovic (NL/SERBIA), secretaria general de Europa Nostra para la protección del patrimonio europeo; Francesca Ratti (IT), secretaria general de Civico Europa; Maria João Rodrigues (PT), exministra, vicepresidente del grupo “Socialistas y demócratas”, Parlamento europeo; Robin Rivaton (FR), autor; Petre Roman (RO), exprimer ministro; Jochen Sandig, director de la compañía de danza Sasha Waltz e Invitados; Roberto Saviano (IT), escritor; Wytze Russchen (NL), secretario general adjunto de Civico Europa; Nicolas Schmit (LU), ministro del trabajo, del empleo y de la inmigración; Gesine Schwan (DE), presidenta de la plataforma de gobernancia Humboldt-Viadrina; Denis Simonneau (FR), presidente de EuropaNova; Guy Verhofstadt (BE), exprimer ministro, presidente del grupo “ADLE”, Parlamento europeo; Vaira Vike Freiberga (LAT), expresidenta de la República de Letonia; Cédric Villani (FR), matemático, Médaille Fields; Luca Visentini (IT), secretario general de la Confederación europea de Sindicatos; Sasha Waltz (DE), coreógrafa y bailarina; Wim Wenders (DE), cineasta.

Translated by Raúl Durán Bravo

This article is published in association with Civico Europa.

Civico Europa es el nuevo nombre adoptado en 2017 por el Movimiento del 9 de mayo y tiene como objetivo llevar a cabo "una plataforma ciudadana para volver a conectar los ciudadanos con el proyecto europeo y que puedan escribir un nuevo capítulo de su historia".

Factual or translation error? Tell us.