Elecciones austriacas: De mal en peor

13 octubre 2017 – VoxEurop

En el pasado mes de diciembre, muchos europeos expresaron alivio cuando lo que parecía que iba a ocurrir, un éxito electoral decisivo para una nueva ola de partidos de extrema derecha y del nacionalismo populista, se tornó precisamente en su contrario.

El candidato independiente verde Alexander Van der Bellen se puso a la cabeza en las elecciones presidenciales austríacas, que se habían convertido en un thriller político con valores democráticos fundamentales en juego. En ese momento, Viena fue sitiada por los medios de comunicación internacionales, esperando que Norbert Hofer, el candidato del Partido de la Libertad (FPÖ) se convirtiera en el primer jefe de Estado de derecha populista en una democracia europea occidental en mucho tiempo.

No ocurrió.

Y en los meses siguientes, ni Geert Wilders en los Países Bajos ni Marine Le Pen en Francia lograron perturbar los círculos de la Europa centrista.

Pero esto fue sólo un breve respiro. Austria – y Europa – podrían muy bien encontrarse ahora en una situación peor. Y una vez más, Austria es el centro de atención.

Previamente a las elecciones parlamentarias austriacas del domingo, es difícil imaginar una coalición gubernamental que no incluya al xenófobo y profundamente anti-UE Partido de la Libertad. Y la posibilidad de que Norbert Hofer -el perdedor candidato presidencial- regrese a la escena europea como ministro austríaco de Asuntos Exteriores ya no pertenece al mundo de la especulación rebuscada. Por el contrario, es una opción muy realista.

En las últimas semanas, el Partido de la Libertad se ha beneficiado de numerosos escándalos que han afectado, ante todo, a los socialdemócratas del SPÖ, que a su vez han implicado a su antiguo socio de coalición, los cristiano-demócratas del ÖVP en una poco gloriosa pelea de barro.

En el centro de la atención están dos páginas de Facebook que bajo bandera falsa, con noticias falsas y teorías de conspiración antisemitas pretenden desacreditar al líder del ÖVP, Sebastian Kurz.

La primera página, "La verdad sobre Sebastian Kurz" atacó al ministro de Asuntos Exteriores de 31 años de edad desde la derecha, describiéndole como el perro faldero del financiero húngaro-estadounidense George Soros, acusándole de tener intención de abrir la frontera de Europa a una nueva ola de inmigrantes islámicos. El hecho de que Kurz se haya dado a conocer como un partidario de una línea dura anti-inmigración y le guste ser citado por haber cerrado la llamada ruta de los Balcanes no es motivo de preocupación en este contexto. El objetivo de los mensajes falsos era atraer a los votantes radicales hacia la derecha y lejos del ÖVP.

La segunda página, "We For Kurz", en cambio se presentó como dirigida por partidarios de ÖVP, pero con argumentos exagerados y posiciones con objeto de hacer que Kurz pareciera un radical propagador de odio. Aquí el objeto era obviamente repeler a los votantes más moderados.

Ambas páginas de Facebook fueron iniciadas por Tal Silberstein, quien fue contratado por los socialdemócratas para asesorarles en la campaña electoral. Silberstein es un conocido experto internacional en "campañas sucias", esto es, difundir deliberadamente información negativa sobre candidatos de la oposición. O formulado de otra manera: sembrar la confusión usando todos los medios disponibles y tratando la verdad como un concepto completamente amoldable.

No ayuda el hecho de que el SPÖ despidiera a Silberstein hace varios meses, después de que fuera arrestado en Israel por presunto lavado de dinero. El daño ya había sido hecho, tanto al partido como a su líder, Christian Kern, que después de haber sido elegido el año pasado ha cultivado la imagen de un tipo nuevo de político, al margen de las luchas de partido y la manipulación. Las páginas de Facebook fueron activadas mucho después de que terminara la cooperación con Silberstein. ¿Por quién y con qué dinero? Estas son preguntas que muy probablemente se contestarán sólo después de las elecciones, en definitiva.

Los comentaristas políticos austriacos han comparado las intrigas y los vertiginosos giros que afectan al país con la serie de televisión "House of Cards". Cualquiera que haya visto a la pareja presidencial de ficción, Claire y Frank Underwood, que manipulan no sólo la interacción entre los partidos demócrata y republicano en Washington, sino todo el sistema democrático, va a entender el caos que reina en el Estado austriaco en este momento.

Podría ser comprensible que estos movimientos políticos que se encuentran entre la espada y la pared se quieran defender. Y la socialdemocracia europea es sin lugar a dudas tal movimiento: en Francia, los socialistas han desaparecido de la escena política, y en las recientes elecciones en Alemania, el SPD se ha transformado desde un coloso que actúa como apoyo del Estado hacia un partido de tamaño medio, entre los demás. No es extraño que tales partidos en crisis quieran responder con la misma moneda con la que han sido tratados.

No sólo el FPÖ en Austria, sino que también el AFD en Alemania o Donald Trump en los EEUU han – con mucho éxito – llevado a cabo campañas sucias y negativas, tildando a los oponentes, si no como el diablo, al menos como no aptos para ser elegidos.

Por lo tanto, psicológicamente es comprensible que los socialdemócratas hayan escuchado a las llamadas de sirena. Pero la comprensión de que esto tiene consecuencias parece llegar demasiado tarde. Ahora deben asumir las consecuencias.

A finales de los 90, Austria jugó un partido de fútbol internacional contra España. En el descanso, perdían por 5 goles a 0. A uno de los jugadores austriacos se le preguntó como terminaría el partido.

Contestó que no ganarían por mucho.

El partido terminó con una derrota de 9 a 0.

Esa parece ser la situación por la que atraviesan los socialdemócratas austriacos en este momento. En lugar de competir con su socio de la coalición, el ÖVP, para el primer puesto, ahora están luchando para conservar el segundo lugar y probablemente perderán ese lugar también. En beneficio del Partido de la Libertad.

Como es a menudo lo que sucede cuando hay dos luchando y el tercero en discordia observa con tranquilidad, seguro de sus cartas. Y los representantes del FPÖ apenas esconden su sonrisa. Después de haber empezado muy agresivamente en esta carrera electoral ahora se puede ver cómo ellos, sobre todo en la "confrontación" y debates que tienen lugar en la televisión austriaca, austriaca TV de horario, literalmente se apartan ante la pelea ajena, disfrutando de un infame espectáculo que no divierte ni beneficia sino a ellos.

Sin embargo, la lección que se puede aprender de este escándalo va mucho más allá de las fronteras de Austria.

Cuando los representantes de partidos políticos con una larga y respetable tradición democrática comienzan a abandonar algunos de los logros más importantes de la cultura política democrática, el cambio no solamente es para ellos sino para el paisaje político al completo. Este fenómeno tiene tanto que ver con el resto de Europa como con los austriacos que el domingo próximo votarán- o bien optarán por quedarse en casa.

"Austria es un mundo pequeño, que los grandes utilizan para hacen sus ensayos", indicó el dramaturgo y poeta Friedrich Hebbel ya en el siglo XIX. La sucia comedia de la campaña electoral que ahora se está llevando a cabo en la república alpina podría muy bien convertirse en una tragedia europea.

Factual or translation error? Tell us.