Gestión de los residuos: Lo que dejamos tras las vacaciones

12 septiembre 2017
Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa Rovereto

Kissamos (Creta), 2009.
Kissamos (Creta), 2009.

En las zonas turísticas el peso de la basura generada por los veraneantes se gestiona con sistemas de eliminación y reciclaje a menudo ineficientes, según revelan los datos recogidos en varios países europeos.

Después de las vacaciones, tras los turistas que llegan a casa, se genera una gran carga de residuos. Según el Instituto Estadístico maltés, la cantidad de basura generada por un turista es de aproximadamente el doble de la atribuible a un residente. Para muchos de los destinos turísticos, el impacto se ve agravado por los sistemas de eliminación obsoletos – sobre todo en el sur de Europa.

De acuerdo con los objetivos de la UE reiterados en la nueva Directiva sobre residuos en discusión, la cantidad de los residuos domésticos reciclados debería superar el 50 por ciento del total en 2020, mientras que se espera los vertederos a caer por debajo de 10 por ciento en 2030. No obstante, los datos de Eurostat indican que los destinos más populares de verano como Grecia, Croacia, Chipre y Malta siguen dependiendo casi exclusivamente de los vertederos, como se muestra en el siguiente gráfico:

La creación de una red de recogida y eliminación eficaz y completa es un proceso largo y complicado: las tasas de reciclado más bien bajas que se registran en los nuevos Estados miembros dependen en parte del hecho de que han comenzado tarde a alinearse con los objetivos europeos. Muchos de ellos siguen la tendencia general de la Unión Europea, que ve una reducción constante de los vertederos y un continuo aumento del reciclaje, como se muestra en el siguiente gráfico:

En algunos casos, el desempeño de los países de Europa Central y Oriental ha sido particularmente brillante: por ejemplo, Eslovenia ha podido reducir los vertederos del 83% al 26% en sólo diez años. Para lograr el mismo resultado, Italia ha invertido más de 15 años, como se muestra en el siguiente cuadro:

Los otros países del sur de Europa también han experimentado un viaje virtuoso con algunas excepciones. En Croacia, el problema se refiere particularmente a las islas, según ha informado recientemente Pokret Otoka un movimiento político nacido en las islas de Croacia que pide un acercamiento sostenible al turismo. En Grecia la progresión del reciclaje se rompió en 2010 en conjunción con la crisis y no se ha retomado todavía, y el país ha sido condenado repetidamente por esto por el Tribunal de Justicia Europeo. Malta sigue enfrentándose con su pequeño tamaño, lo que hace que el reciclaje sea menos atractivo desde el punto de vista económico.

La reforma de la Directiva marco sobre eesiduos que está siendo examinada actualmente por el Parlamento Europeo y el Consejo que debería aprobarse a finales de año prevé que Croacia, Grecia y Malta, junto con Estonia, Letonia, Rumania y Eslovaquia, tendrán una prórroga de cinco años para alcanzar los objetivos de reciclaje. La legislación en discusión prevé una evolución de las metas para estos países, que debería alcanzar el 50% de los residuos urbanos reciclados en 2025 y el 60% en 2030 (para los demás países los plazos serán respectivamente 2020 y 2025, respectivamente). Una ventana de tiempo para aumentar la capacidad de reciclado, con establecimiento de objetivos intermedios y elaboración de planes de ejecución.

This article is published in association with The European Data Journalism Network.

Está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Factual or translation error? Tell us.