Infancia: También en Europa, la paridad pasa por las guarderías

15 noviembre 2017 – Alternatives économiques (París)

¿Las guarderías o los abuelos? Les modos de atención preescolar varían mucho según los países, con importantes consecuencias sobre la paridad.

Invertir en la primera infancia es bueno para la sociedad en general. Este es sin duda el credo que las instituciones europeas, que pueden contar con un amplio consenso científico, repiten desde principios de 2000. La creación de plazas de guardería para niños pequeños, ya sea en instituciones colectivas (guarderías, jardines de infancia ...) o en grado preescolar, supuestamente tendría (al menos) tres virtudes.

Primero, promueve la igualdad de género al ayudar a liberar a las mujeres de las tareas parentales a las que están asignadas en gran medida. Del mismo modo, estas políticas son una herramienta eficaz contra la pobreza, permitiendo a las mujeres – especialmente a las menos cualificadas – que no se vean obligadas a salir del mercado laboral y poder desarrollar mejores carreras.

Finalmente pueden ayudar a luchar contra el fracaso escolar y las desigualdades. El cuidado de los niños en un primer momento y en fase preescolar deben promover el desarrollo de las capacidades cognitivas, la expresión y la autoconfianza de los niños, lo que ayuda a mejorar las expectativas de la escuela. Sin embargo, un menor fracaso escolar significa menos dificultades en el mercado de trabajo y, por lo tanto, un riesgo atenuado de pobreza en la edad adulta.

Triplemente beneficiosas, las políticas para la primera infancia a menudo se presentan como una "inversión social": incluso si son caras, pueden ser "rentables" al evitar las dificultades sociales (deserción escolar, pobreza femenina, desempleo, delincuencia ...). en lugar de tener que tratarlos después de que hayan ocurrido, lo que puede ser aún más costoso.

Los últimos datos disponibles muestran, sin embargo, que la más grande heterogeneidad prevalece entre los países europeos. Esto es particularmente cierto en los primeros años de vida, con una tasa de recepción de 0-2 años que oscila entre el 5% y el 65%. Sin embargo, los datos no permiten conocer el peso respectivo de los modos de cuidado colectivo (guarderías y otros) e individual (asistentes maternos). Pero solo los primeros se promueven realmente porque están en mejores condiciones para desarrollar las habilidades escolares de los niños, especialmente los más desfavorecidos.

En la mayoría de los países, sin embargo, este acceso es desigual, pues la participación de niños de familias acomodadas es mayor que la de las familias más pobres, con la excepción de algunos países como Dinamarca, Suecia o Eslovenia. Las variaciones son ligeramente menos pronunciadas con respecto a la participación de niños de 3-5 años en programas escolares (pre-primaria o elemental), pero siguen siendo significativas. Francia inscribe a todos sus niños entre 3-5 años, pero en Grecia se inscribe a menos de la mitad.

Una visión cronológica confirma que, si bien, en general, los países europeos han aumentado sus esfuerzos hacia la primera infancia, han sido desigualmente intensivos. Si comparamos la proporción del PIB dedicada en 2000 y en 2013 con el cuidado formal de niños (todos los tipos de cuidado de niños fuera de los cuidados parentales, incluyendo principalmente guarderías, jardines de infancia...y asistentes maternales) y en la escuela preescolar (antes de los 6 años), podemos ver que los países donde este esfuerzo se ha multiplicado por más de 1,5 son todos los países ubicados en el norte de Europa. Algunos de ellos ya se encontraban entre los países con mejores resultados en el continente. Las curvas también indican que estos intentos de mejora se están desacelerando después de 2008, sin duda una señal de que las políticas de la primera infancia han sufrido a causa de la crisis financiera que comenzó en ese momento.

Por lo tanto, la primera infancia en Europa está lejos de ser unificada. En 2013, el porcentaje de riqueza nacional (medido por el PIB) que se les dedicaba varió aproximadamente de una a tres veces. Aquí también, como suele ser el caso en asuntos familiares, una Europa del Norte que invierte fuertemente en sistemas de apoyo públicos y universales se opone a una Europa del Sur y Central con acuerdos más tradicionales.

El grado de inversión en la primera infancia parece deberse, en gran medida, a las diferencias de naturaleza entre los modelos sociales europeos, pero no solo debido a ello. Un estudio reciente, que compara la dinámica de la creación de guarderías en Francia y Alemania desde 2006, muestra que ha sido mucho más vigorosa en este último. Este resultado es ante todo el fruto de la “toma de conciencia" de que la asignación de mujeres al cuidado de sus hijos crea dificultades en el mercado laboral (alta tasa de mujeres a tiempo parcial) y muy baja fertilidad. (1.35 niños por mujer a principios de la década de 2000). Si sumamos los malos resultados de los alumnos alemanes a las pruebas de Pisa de 2001, esto condujo a una importante movilización a favor de la creación de guarderías.

Comparativamente, Francia, mejor situada en términos de fertilidad y trabajo de las mujeres, ofreció mejores capacidades de recepción gracias al fuerte desarrollo de la atención individual (asistentes maternos). Por otra parte, ha tardado en reconocer las fuertes desigualdades generadas por su modelo escolar. Y el papel que la inversión en cuidado infantil colectivo podría desempeñar en su prevención.

Pero los autores insisten especialmente en las divergencias entre los modos de gobierno de los dos países. En Alemania, la financiación y el entorno administrativo de los promotores de proyectos para la creación o ampliación de guarderías se han hecho de la manera más simple posible. Sobre todo, se estableció un derecho oponible a un modo de recepción para niños (de un año) en 2013. Establece la compensación por parte de las autoridades locales a los padres que no pueden obtener una plaza. Esto ha creado un incentivo directo para responder a las necesidades y deseos de la población, que se centran principalmente en la atención grupal.

Por el contrario, el modelo francés parece muy fragmentado, con muchos actores diferentes que actúan sin coordinación ni propósito vinculante. La disminución en la tasa de cobertura del cuidado infantil entre 2006 y 2014 puede explicarse por el hecho de que la creación de plazas de cuidado infantil (que son responsabilidad de las autoridades locales) ha sido más que compensada por la caída significativa en el mismo período , del número de estudiantes matriculados de dos años, como resultado de decisiones ... del Ministerio de Educación.

Por lo tanto, los factores institucionales tienen un gran peso en la extensión y efectividad de las políticas para la primera infancia. De hecho, los sistemas más exitosos son a menudo unificados, y los niños avanzan en una trayectoria institucional coordinada desde el nacimiento hasta los seis años. Además de la mencionada Alemania, solo siete países han introducido un derecho legal para la atención infantil: Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Estonia, Eslovenia y Malta. Más allá de la inversión financiera que representa, el desarrollo de los servicios para la primera infancia presupone elecciones políticas indudablemente fuertes, que todos los países europeos están lejos de estar dispuestos a asumir.

This article is published in association with The European Data Journalism Network – CC/BY/NC.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Factual or translation error? Tell us.