Jóvenes: Más del 10% de ninis en Europa

23 octubre 2017 – Alternatives économiques (París)

Ni trabajan ni estudian y frecuentemente están en fase de transición, pero pueden permanecer inactivos durante un largo período de tiempo. Son los ninis. Un ejército que se concentra principalmente en el sur de Europa y que estalló con la crisis.

El 11.5% de los jóvenes europeos de entre 15 y 25 años no están empleados ni realizando estudios. Estos son los ninis (ni en el empleo ni en la educación o la formación) en la jerga europea. Una definición que agrupa en realidad muy diferentes situaciones: el 38% de los ninis están en paro a corto plazo en paro – a menudo graduados jóvenes que buscan su primer empleo o aquellos que entran de nuevo en el mercado laboral después de una reanudación de los estudio o de la formación, mientras que el 50% restante son desempleados o inactivos de larga duración que se encuentran permanentemente alejados del empleo debido a sus circunstancias personales (responsabilidades familiares, estado de salud) o la falta de cualificaciones Se encuentran en una fase de transición, que puede ser más o menos larga.

Esta situación es aún más preocupante ya que, de acuerdo con la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound), la participación de esta segunda categoría estaría subestimada. Se trata, en particular, de la incapacidad de la mayoría de los Estados europeos para proponer medios de identificación para estos jóvenes inactivos y parados de larga duración, que, desalentados por los engorrosos procedimientos convencionales, finalmente desaparecen del radar. Si bien algunos países ya están trabajando para una mejor identificación de los ninis, por ejemplo, mediante la creación de una red de mediadores juveniles en Bulgaria o una ventanilla única para la orientación de los jóvenes en Finlandia: los jóvenes cercanos al mercado laboral siguen estando sobrerrepresentados en las estadísticas oficiales.

Las mujeres de 15-29 años también tienen más probabilidades de no tener formación o empleo que sus homónimos masculinos (16% frente a 12% en 2016). Principalmente por razones familiares, afirma una nota publicada por el Parlamento Europeo en marzo de 2017 . Además, la proporción de ninis aumenta con la edad: en 2015, solo el 6% de los jóvenes de entre 15 y 19 años no tenían trabajo ni capacitación, en comparación con el 17% de los jóvenes de 20-24 años.

Los países mediterráneos, a los que se agrega Irlanda, son aquellos con la mayor proporción de ninis, la mayoría de los cuales son desempleados de larga duración. Luego vienen los países de Europa del Este, donde la principal causa de exclusión de los jóvenes del mercado laboral y la formación es la responsabilidad familiar (casi un cuarto de jóvenes letones o búlgaros sin empleo o trabajo tener una responsabilidad familiar, contra solo el 10% del español o el sueco). Finalmente, los ninis son relativamente menores en los países escandinavos y de Europa occidental y, en gran medida, en el desempleo de corto plazo o en el regreso al trabajo.

Para frenar este flagelo, que ha adquirido mayor importancia después de la crisis de 2008, y cuyo coste para los Estados miembros se estima en 162 millones de euros al año, o 1.3% del PIB, la Comisión Europea lanzó en 2013 la Garantía Europea de la Juventud, cuya ambición, a la que todos los Estados miembros están comprometidos, es "ofrecer a cada joven una oferta de calidad relacionada con el empleo, la formación adicional, el aprendizaje o las prácticas dentro de los cuatro meses del comienzo de su período de desempleo o su salida de la educación formal".

Financiado por el Fondo Social Europeo y la Iniciativa de Empleo Juvenil (EYI), con un presupuesto de 6.400 millones de euros, esta Garantía ya ha llevado a la adopción de 132 medidas a favor del empleo y la formación de los jóvenes en Europa, declara la Comisión Europea. Mientras que el porcentaje de jóvenes sin empleo o la formación disminuye desde el año 2014, la institución, sin embargo, lamenta que las políticas de los Estados miembros han asignado las ayudas principalmente jóvenes en paro, a expensas de los inactivos – que constituyen la población más frágil, y cuya eliminación podría poner en peligro , en última instancia, la cohesión social de los Estados europeos.

This article is published in association with The European Data Journalism Network – CC/BY/NC.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Factual or translation error? Tell us.