Movilización por la UE: “Hagamos de Europa una potencia política, democrática, économica y social”

20 marzo 2017 – Civico Europa ()

Un colectivo de personalidades políticas e intelectuales hace un llamamiento a los europeos, en esta tribuna difundida en varios medios de comunicación, para un relanzamiento de la Unión y les convoca a una gran marcha cívica el 25 de marzo en Roma, con motivo del 60° aniversario de la firma del Tratado de Roma.

El 25 de marzo, los jefes de Estado y de Gobierno se reunirán en Roma para celebrar los sesenta años de la Unión Europea en un contexto inédito marcado por el Brexit y la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América.

Tenemos que aprovechar este aniversario para escribir una nueva página de la historia de nuestro continente, como invita a hacerlo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cuando anuncia la apertura de un gran debate sobre el futuro de Europa, asociando a Estados miembros, parlamentos, a la sociedad civil organizada y a los ciudadanos.

Nuestra Unión está hoy en una encrucijada. El statu quo ya no es posible. La Unión, o se disloca en la dinámica de la crisis de la zona euro y del Brexit, o se reinventa para estar en condiciones de responder a los desafíos de nuestra época.

Un mundo multipolar

Los desafíos no son nuevos. Lo que es nuevo es su reforzada dimensión transnacional, su intensidad, y la urgencia de responder a esos desafíos si no queremos asistir con los brazos caídos a la ruptura del vínculo social, al regreso de los prejuicios y del populismo, al aislamiento y al fin de la sociedad abierta. En pocas palabras, el deterioro de un modelo fundado en la cooperación y el multilateralismo, que ha facilitado la generalización de sociedades democráticas.

La digitalización del mundo, la proliferación de la amenaza terrorista, las ciberguerras, el calentamiento global, la desinformación planetaria organizada, las migraciones en masa, la revolución científica e industrial en curso… no conocen frontera. Hoy el mundo es multipolar y nuestro peso relativo decrece rápidamente, tanto desde el punto de vista demográfico como económico, político o cultural.

La globalización que ha contribuido a reducir la pobreza, se ha visto acompañada de un rápido reequilibrio de las riquezas a favor de las potencias emergentes y del debilitamiento de las clases populares y medias en los países desarrollados. Estas alteraciones han hecho que nuestros conciudadanos estén desorientados, lo que le abre la puerta a las tentaciones autoritarias, nacionalistas y a un retroceso en todos los sentidos.

Una Europa protectora de los ciudadanos

Los europeos conservan numerosas ventajas y nuestro continente sigue siendo una de las zonas del mundo que combinan las más grandes riquezas, las desigualdades menos perceptibles, y los derechos políticos, sociales y fundamentales más avanzados y mejor respetados. Y el proceso de construcción europea ha contribuido enormemente a ello, tanto desde el punto de vista económico y monetario, como del de los valores y derechos con la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, o del científico con el Centro Europeo para la Investigación Nuclear y los programas de excelencia europeos.

Pero esta dinámica se debilita y debemos saber escuchar las aspiraciones de los ciudadanos europeos. Tenemos el compromiso de posicionar mejor a Europa y de cuidar que la Unión y sus Estados se refuercen mutuamente. A corto plazo, hay que usar el potencial de los tratados europeos para coordinar y orientar mejor nuestros recursos y reforzar los beneficios que se deriven a favor de nuestros ciudadanos. Deseamos particularmente una Europa que proteja a nuestros ciudadanos y a nuestros valores y que defienda nuestros intereses.

Pero eso supone una ambición y una voluntad comunes. Una visión común de nuestros políticos, que deben tener el coraje de comprometerse decididamente con el proyecto europeo, el único capaz de proyectarnos al siglo XXI. Los tratados permiten a aquellos que quieren avanzar juntos que lo puedan hacer o hacerlo mejor, ya es hora de que sus disposiciones sean utilizadas. Resulta especialmente urgente para la zona euro y para que emerja una defensa europea que compense las incertitudes estadounidenses.

Una nueva dinámica democrática

Deseamos hacer de la Unión una potencia política, económica, democrática, social y cultural, un actor global que cuente en la globalización y que trabaje en pos de un equilibrio mundial fundado en la paz, la solidaridad y la cooperación, indispensable para que superemos los desafíos transnacionales. E invitamos a todos aquellos que desean en este continente darle un nuevo impulso al proyecto europeo a una gran marcha cívica el próximo 25 de marzo en Roma.

Deseamos que esta marcha marque el lanzamiento de una nueva dinámica democrática y cívica, asociando plenamente a los ciudadanos con la definición de las prioridades y de los desafíos que la Unión debe resolver. Para ello, también es tiempo de que se lleve a cabo un trabajo de reflexión acerca de lo que nos une, de nuestros valores comunes, de los bienes comunes que necesitamos, pero también de los intereses que tenemos que defender juntos.

Invitamos a todos aquellos que lo deseen a asociarse a nuestra iniciativa para hacer emerger una verdadera fuerza cívica europea. Tenemos valores e intereses comunes y somos el resultado de una civilización común, y ahora necesitamos una conciencia común europea.

Guy Verhofstadt (presidente de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa), Daniel Cohn-Bendit (expresidente del grupo “Los Verdes”, Parlamento Europeo), Alain Juppé (ex primer ministro de Francia, alcalde de Burdeos), Robert Menasse (escritor), Roberto Saviano (escritor), Cédric Villani (matemático), Wim Wenders (cineasta) y Guillaume Klossa (fundador y expresidente del grupo de reflexión EuropaNova). La liste completa de signatarios está disponible en el sitio del movimiento del 9 de mayo.

Este llamamiento ha sido publicado por varios medios europeos, entre ellos Le Monde y EurActiv.

Translated by Raúl Durán Bravo

This article is published in association with Civico Europa.

Civico Europa es el nuevo nombre adoptado en 2017 por el Movimiento del 9 de mayo y tiene como objetivo llevar a cabo "una plataforma ciudadana para volver a conectar los ciudadanos con el proyecto europeo y que puedan escribir un nuevo capítulo de su historia".

Factual or translation error? Tell us.