Derecho de asilo: Reforma del Reglamento de Dublín: ¿hacia otra oportunidad desaprovechada?

13 mayo 2018 – VoxEurop

Las discusiones prolongadas y los desacuerdos entre los gobiernos amenazan la necesaria reforma de las normas europeas sobre el derecho de asilo.

A principios de este año aparecieron algunos graffiti en una pared de Grenoble: "Va te faire dubliner". De toda la legislación promulgada por la Unión Europea, el reglamento de Dublín tiene esta característica especial: se menciona y se critica tan a menudo que se ha convertido en un verbo y, al menos en Grenoble, en un insulto.

Los "dublinados" son aquellos solicitantes de asilo que, en lugar de pedir asilo en el Estado miembro determinado por los criterios del reglamento (generalmente el primer país de la UE en el que ingresaron), o esperar hasta el final del proceso de asilo, pasar a otro Estado miembro con la esperanza de ser reconocidos como refugiados allí.

Tienen buenas razones para hacerlo (y si existieran medios legales para ingresar a la UE, llegarían directamente a esos países sin tener que arriesgar sus vidas para aterrizar en Italia o Grecia): parientes o amigos que les esperan allí, una red de compatriotas para apoyarlos, o simplemente el conocimiento de que ciertos Estados miembros tienen mejores sistemas para recibir a los solicitantes de asilo. Pero al hacerlo, corren el riesgo de ser arrestados, detenidos y deportados al país responsable de examinar su solicitud de asilo. Para un solicitante de asilo, "obtener información confidencial" significa sufrir otro revés en el largo viaje hacia la seguridad y hacia Europa, justo cuando pensaban que ya habían alcanzado su objetivo.

Otra característica de la regulación de Dublín es que todos, partidarios y detractores por igual, subrayan su ineficacia. Como muestran los datos recientemente publicados por el Consejo Europeo sobre Refugiados y Exiliados, la tasa de transferencia (o la proporción de transferencias salientes efectivas hacia solicitudes salientes) de hecho sigue siendo baja, a pesar de un ligero aumento en 2017. Algunos de los "dublinados" intentan entonces regresar después de la transferencia, exactamente como aquellos que se dirigen a Europa nuevamente después de ser repatriados. "Los sistemas basados ​​en transferencias masivas involuntarias no pueden funcionar", argumenta Francesco Maiani, profesor de derecho europeo en la Universidad de Lausana.

Maiani es uno de los expertos consultados por el Parlamento Europeo como parte del actual proceso de reforma, el tercer proceso de este tipo desde que se firmó el Reglamento de Dublín en 1990. El resultado de este esfuerzo dirá mucho sobre el estado de la Unión, porque a través de este regulación obtenemos una idea del nivel de cohesión entre los Estados miembros, y el valor y la dignidad que la Unión Europea reconoce en las personas que no son sus ciudadanos.

La información que se ha filtrado desde el Consejo Europeo, donde los Estados miembros están examinando la propuesta de la Comisión, de ninguna manera es alentadora. Y esto, como veremos, no es una sorpresa. Para asombro de muchos observadores, el consenso entre partidos en el Parlamento Europeo se alcanzó en noviembre, con el informe Wikström (llamado así por la eurodiputada liberal Cecilia Wikström), que pretendía cambiar la lógica del sistema de Dublín, eliminando el criterio del primer punto de entrada, y añadiendo la posibilidad de que un solicitante de asilo demuestre sus vínculos con un Estado miembro en particular y que, a falta de tales vínculos, se establezca un mecanismo obligatorio para la distribución de solicitantes de asilo en toda la UE.

Como nos recuerda Elly Schlein (ponente alternativa de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas), los eurodiputados también han "reforzado los derechos fundamentales y procesales de los solicitantes de asilo" y "eliminado los controles de elegibilidad para solicitudes de asilo", lo que habría creado un filtro " infringiendo el derecho internacional ". Según Maiani, otro punto que es "muy positivo a nivel conceptual" es haber roto, aunque suavemente, el "tabú de la elección", es decir, la idea de que los solicitantes de asilo no deberían poder decidir dónde les gustaría que su caso sea examinado. De hecho, el informe Wikström recomienda que los solicitantes de asilo que no pueden demostrar ninguna conexión con un Estado miembro determinado sean transferidos a un país elegido entre los cuatro Estados miembros con el sistema de recepción menos saturado.

De acuerdo con los planes de la actual presidencia búlgara del Consejo, los Estados miembros deberían alcanzar una posición común sobre la reforma a fines de junio. Schlein considera "muy preocupantes" los proyectos que están circulando en el Consejo (dos de los cuales han sido hechos públicos recientemente por Statewatch), "porque representarían un retroceso con respecto a la propuesta ya insuficiente de la Comisión".

Aunque siguen en desacuerdo sobre varios puntos, los Estados miembros parecen decididos a poner el acento en los controles y la seguridad, reforzar las sanciones contra los solicitantes de asilo "insubordinados" y confiar por completo en el Consejo para gestionar las situaciones de crisis. El reglamento de Dublín se convertiría así, más que nunca, en un instrumento flexible en manos de los Estados miembros, y no en una "respuesta estructural europea orientada a un reparto equitativo de la responsabilidad ", argumenta Schlein.

Como ponente alternativo, Schlein debe participar en las negociaciones con el Consejo y la Comisión, pero admite que de esas conversaciones no se extraerá una conclusión inevitable. "Los Estados miembros continúan perdiendo el tiempo, y dentro de poco el mandato parlamentario se habrá agotado. El riesgo es que aquellos gobiernos que no quieren oír hablar de solidaridad o reubicación están tratando hacer que la reforma fracase. Y, por otro lado, los gobiernos que desean cambios más ambiciosos, ante el riesgo de una reforma perjudicial, pueden no querer ceder ". Schlein también es muy crítica con Alemania ("antes del acuerdo con Turquía, querían una reforma ambiciosa de Dublín, pero luego se les debe haber olvidado") y Macron ("tan proeuropeo como pueda ser, en esta reforma no ha cambiado la posición de Francia '') y reconoce que '' hay algún tipo de beneficio del actual estado de incertidumbre en Italia''.

A fines de mayo, Wikström, Schlein y otros relatores organizarán una conferencia de prensa para instar a los Estados miembros a alcanzar una posición común y acordar el inicio de las negociaciones. "Para nosotros es fundamental contar con el apoyo de los ciudadanos, expertos y asociaciones que nos han acompañado en este largo proceso de reforma", explica Schlein, "para que presionen a los gobiernos a avanzar en la dirección indicada por el Parlamento Europeo".

Maiani, en su estudio encargado por el Parlamento, propone un modelo llamado "Dublín menos", por el cual intenta conciliar el pragmatismo con el respeto a la voluntad de los solicitantes de asilo. Sigue siendo reservado con respecto al aspecto práctico de las reformas que proponen "incluso más transferencias, en su mayor parte coercitivas". Y enfatiza que "cualquier sistema para compartir la responsabilidad, para ser sostenible, debe ir acompañado de otros tres elementos": el derecho a la libre circulación en toda la Unión Europea para quienes obtienen el estatuto de refugiado; la aplicación genuinamente efectiva de normas comunes en relación con el asilo; y finalmente, "solidaridad financiera a una escala completamente nueva", con gasto en políticas de asilo en el presupuesto europeo. "Podemos quejarnos del reglamento de Dublín todo lo que queramos", concluye, "pero hasta que resolvamos estos problemas fundamentales no iremos a ninguna parte".

This article is published in association with Parlamento Europeo.

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.

Factual or translation error? Tell us.