Movimientos populistas en Europa: Lecciones aprendidas de 2017 y expectativas para este año

4 enero 2018 – VoxEurop

En 2017 se esperaba una gran ola de partidos populistas for toda Europa, algo que no sucedió. ¿Seguirá este rumbo 2018? Probablemente no, mantiene el experto Cas Mudde.

Mientras que 2016 fue el año de la sorpresa populista, se suponía que 2017 sería el año de la victoria populista. Con las elecciones programadas en Austria, Francia, Alemania y los Países Bajos, las más destacadas, todos los ojos estaban puestos en los "populistas", que, en la gran mayoría de los casos, eran la derecha radical populista. Sobre todo en los medios británicos y estadounidenses la narrativa fue que los terremotos de Brexit/Trump darían lugar a réplicas masivas en el continente europeo, lo que llevaría a la desaparición de los líderes centristas tras muchos años de actividad, como la canciller Angela Merkel en Alemania, y al ascenso de nuevos líderes populistas, como Marine Le Pen en Francia.

La narrativa dominante de un populismo envalentonado derrotando a un status quo asediado golpeó por primera vez en las elecciones holandesas parlamentarias de marzo, en el que el Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders obtuvo un rendimiento inferior, incluso en comparación con las encuestas más realistas precediendo a las elecciones. En cambio, el primer Ministro Mark Rutte fue el gran "ganador" político, a pesar de ser un perdedor electoral, al adoptar el discurso y en parte las políticas del PVV. Rutte declaró que su "buen populismo" había derrotado al "populismo malo" de Wilders y que los medios internacionales se alinearon con él. ¡Todos éramos populistas ahora!

Sin embargo, las elecciones presidenciales francesas del mes siguiente fueron la verdadera prueba de la narrativa dominante, ya que fueron las únicas elecciones del grupo en el que el ganador se quedaba con todo. Durante gran parte de los años previos Marine Le Pen había liderado las encuestas como la política más popular en Francia. Sin embargo, y esto no fue difundido, era la política más impopular en el país, lo que hacía que sus posibilidades de ganar la segunda vuelta fueran escasas o nulas. Al final, tuvo un rendimiento inferior en ambas rondas, y se hizo casi irrelevante por la nueva estrella de la política europea, Emmanuel Macron, que dominó por completo las elecciones parlamentarias del mes siguiente. Inevitablemente, también fue bautizado como "populista" porque, sean cuales fueran los hechos, ¡el populismo tenía que ser el gran ganador de 2017!

Como Macron se redefinió lentamente como un outsider político, en lugar de un populista de pleno derecho, los periodistas empezaban a explotar una narrativa nueva, la muerte del populismo, exagerando el bajo rendimiento de Le Pen y Wilders – sobre todo mediante la comparación de los resultados reales con las expectativas poco realistas. Esto hizo que las siguientes elecciones alemanas parlamentarias de septiembre el momento crucial del "populismo." ¿Era Merkel la que triunfaría, y daría al populismo un golpe mortal, o era la extrema derecha populista de Alternativa para Alemania (AFD) la que terminaría con su mandato de 12 años como canciller?

La respuesta no estuvo clara en la noche de las elecciones, con AfD obteniendo el segundo mejor resultado para un tercer partido en la historia reciente, pero Merkel y su CDU/CSU permanecieron como la fuerza más fuerte en la política alemana. La confusión reinó dentro del mundo de los medios y el debate fue: ¿el populismo resultó victorioso o vencido?. La respuesta la debían dar los vecinos del sur, Austria, que celebraron elecciones parlamentarias el mes siguiente. Sin embargo, las elecciones de Austria trajeron otro escenario, que introdujo algunas similitudes con los holandeses y algunas con el caso francés.

El gran ganador en las elecciones austriacas fue el joven ministro de Asuntos Exteriores, Sebastian Kurz, que había transformado su conservador ÖVP en un vehículo político personal, que en cierto modo recordaba a Macron en Francia. Por otra parte, había ganado con la estrategia de "buen populismo" a lo Rutte en los Países Bajos, haciendo campaña sobre su respuesta autoritaria y nativista a la llamada crisis de los refugiados. Pero en una ruptura total con los otros países, que habían excluido a la derecha radical populista, Kurz invitó al FPÖ al gobierno. A diferencia de 2000, cuando su predecesor, Wolfgang Schüssel, lo había hecho, esta vez no hubo grandes reacciones nacionales o internacionales. La extrema derecha populista se ha normalizado, sea como socio o como paria.

Lo que nos lleva al 2018, un año en el que muchos países europeos con partidos populistas fuertes y bien establecidos acuden a las urnas, incluyendo Hungría e Italia. ¿Qué podemos esperar sobre la base de las lecciones de 2017? Primero, no hay lecciones generales, Europa es un continente, no un país. Las elecciones nacionales son, ante todo, nacionales. Por lo tanto, las elecciones en Hungría se verán afectadas por factores húngaros, como la división interna de la oposición, y las de Italia por factores italianos, incluida la situación actual de los refugiados. En segundo lugar, el populismo se mantendrá relevante en las elecciones europeas, especialmente donde los partidos populistas ya eran relevantes hace una década. En tercer lugar, cualesquiera que sean los resultados reales de los partidos populistas, los medios internacionales informarán sobre ellos de manera desproporcionada.

This article is published in association with The European Data Journalism Network – CC/BY/NC.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Factual or translation error? Tell us.