Refugiados: Atrapados en Patras

Migrantes que intentan ingresar al puerto de Patras.
Migrantes que intentan ingresar al puerto de Patras.
22 febrero 2018 – Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (Rovereto)

Cientos de refugiados e inmigrantes viven en fábricas abandonadas y tiendas de campaña cerca del puerto de Patras, con la esperanza de abandonar Grecia y continuar hacia el norte de Europa.

Fábricas abandonadas, como en Subotica, en la frontera entre Serbia y Hungría; tiendas de campaña montadas aquí y allá como en Calais, cerca del Canal de la Mancha; problemas de higiene, enfermedades y violencia ... Una "jungla", en resumen, como muchas han sido bautizadas en Europa en los últimos años. Esta es la situación en el puerto de Patras, Grecia, donde cientos de refugiados e inmigrantes esperan para subir a uno de los camiones con dirección por vía marítima a Italia, y luego continuar su viaje hacia el norte de Europa.

Como sucedió entre los años 2009 y 2012, la región de Achaia y su capital, Patrás, están de nuevo en el centro de una ruta de migración, después del cierre de la ruta de los Balcanes y el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía selló las fronteras de Grecia. Afganos, pakistaníes, pero también argelinos y marroquíes abandonan los campos de refugiados repartidos por el territorio griego y se dirigen a esta ciudad al oeste del Golfo de Corinto desde donde parten los transbordadores hacia Puglia.

Según las asociaciones humanitarias, que cada vez son más numerosas en la zona, hay unos 400 refugiados e inmigrantes que viven hoy en las dos fábricas abandonadas cerca del área del puerto. "El doble en comparación con enero de 2017", dice Luath Glendinning, cofundador de la ONG suiza FoodKIND.

Esta organización, que se encarga de distribuir comidas calientes en varios lugares de Grecia afectados por el fenómeno de la migración, llegó a Patras hace un año. "Nos dijeron que había un grupo de personas que vivían completamente abandonadas y en condiciones terribles. Así que decidimos investigar un poco – cuenta Glendinning-, descubrimos un gran grupo de hombres y niños, muchos menores de 18 años, que no tenían acceso a alimentos, ropa o atención médica ". Desde entonces, ha comenzado un proyecto con la participación de media docena de voluntarios en Patras y otros diez en el extranjero y distribuye, además de algunas necesidades básicas, "un desayuno, un té caliente y una comida todos los días, los 365 días del año ".

Poco después de la llegada de FoodKIND, la asociación alemana DocMobile  también aterrizó en Patras, ofreciendo asistencia médica a las personas que acampaban cerca del puerto. Originaria de Bolzano, Sarah Galastri es una de las médicos que decidió trabajar como voluntaria en DocMobile en el puerto griego. Después de pasar tres semanas este verano, regresamos a fines de enero de 2018. "En comparación con hace seis meses, la situación se ha estabilizado, pero lo que ha aumentado, desafortunadamente, es la violencia de las fuerzas de seguridad contra las personas. que intentan entrar en el área de abordaje", dice Galastri.

Todos los días, docenas de inmigrantes y refugiados intentan lo que se conoce como "the game", el juego. Esto es para eludir la valla que rodea el puerto y entrar, sin que los guardias lo noten, en uno de los camiones listos para partir en los transbordadores a Brindisi. Muy pocos lo hacen, mientras que aquellos que son sorprendidos por los agentes regresan con "fracturas", "hematomas" o "mordeduras de perro", según informó la doctora Galastri.

Además, entre un intento de embarque y otro, las condiciones de vida dentro de las dos fábricas abandonadas son más que precarias. "Contra la sarna, por ejemplo, es una batalla perdida – nos hace saber Sarah Galastri – todos la tienen y es simplemente imposible erradicarla: todo está demasiado sucio y todos los pacientes viven en contacto cercano, por lo que incluso cuando tratamos casos donde el prurito se vuelve insoportable, después de unos días hay que rehacerlo todo ".

Para mitigar el sufrimiento de quienes viven día y noche en las dos estructuras abandonadas, el municipio de Patras ha instalado agua, y en el futuro, dice el voluntario de DocMobile, "también habrá duchas gracias a Médicos Sin Fronteras, que llegaron por primera vez a finales de enero". Finalmente, las asociaciones locales se brindan para traer ropa y artículos de primera necesidad, así como organizar algunos cursos de inglés, ya que, dados los pobres éxitos del "game", la permanencia de los inmigrantes y refugiados en Patras es muy larga.

¿Grecia aislada en la Unión?

Si los voluntarios hablan de "personas atrapadas en el puerto griego durante más de seis meses", dice Alexandra Menschick, voluntaria de la ONG alemana Heimatstern.eV  (que ha instalado dos tiendas de diez metros en el área del puerto esta semana), la guardia costera helénica informa de una situación "apenas manejable". A mediados de enero, un oficial de la guardia costera le dijo al diario Ekathimerini que "garantizar la seguridad del puerto es una batalla continua". Y a principios de año, el sindicato helénico de guardacostas lanzó "una vez más" un llamamiento al Gobierno de Atenas

pidiendo "soluciones inmediatas y drásticas antes de que sea demasiado tarde", como informó el diario griego. Aunque el Gobierno central ha enviado personal adicional a Patras para monitorear el puerto, la situación sigue siendo dramática en la ciudad de Achaia, así como en el resto del país, donde todavía hay más de 64,000 refugiados e inmigrantes, de los que hay más de 15.000 en condiciones precarias en las islas del Egeo...

El Gobierno de Atenas, que, como Italia, contó con el sistema de transferencia de 160.000 solicitantes de asilo a otros países de la Unión Europea, ahora está presenciando el cierre definitivo de este programa con la partida de uno de sus principales apoyos: Alemania. El lunes 29 de enero, Annegret Korff, portavoz del Ministerio del Interior alemán, dijo a Deutsche Welle que "prácticamente no hay más solicitantes de asilo en Grecia que puedan beneficiarse de la transferencia".

Una posición confirmada por el ministro del Interior de Berlín, Thomas de Maiziere, según el cual Alemania ya no impondrá "a toda costa" el respeto del sistema de cuotas. Y esto, incluso si solo 3.000 refugiados de los 160.000 han sido reubicados por Italia y Grecia e incluso si Alemania ha cumplido solo un tercio de su participación. Por otro lado, la cuestión de la reubicación y la solidaridad entre los Estados miembros se está desacelerando en la propia comunidad europea para frenar cualquier reforma de la Política Europea de Asilo y del Protocolo de Dublín propuesto por el Parlamento Europeo.

Para el premier griego Alexis Tsipras, que habló en los últimos días en el Foro Económico Mundial en Davos, su país ha manejado el tema de la inmigración "con dignidad", mientras que "muchos otros Estados [de la UE, ed.] creen que si el problema no está en su patio trasero, entonces no existe". En los próximos seis meses, durante la presidencia búlgara del Consejo de la Unión Europea, la UE tendrá que llegar a un compromiso sobre este asunto que "literalmente divide a Europa", como dijo el primer ministro de Sofía Boyko Borisov a principios de enero.

Su Gobierno, informa Deutsche Welle, tiene la intención de proponerse como un puente entre las dos posiciones existentes en Europa en términos de gestión de inmigración, antes de que Austria (conocida por su posición intransigente sobre el tema) asuma la presidencia a partir del 1 de julio. No faltan los documentos sobre los que se iniciará el debate, dado que el Parlamento Europeo adoptó una resolución que solicitaba un "enfoque holístico" de la UE sobre la situación en el Mediterráneo ya en abril de 2016.

This article is published in association with Parlamento Europeo.

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.

Factual or translation error? Tell us.