Rumanía – Italia: Las “esclavas” rumanas detrás de los tomates de Ragusa

13 mayo 2018 – VoxEurop

La fortuna de los agricultores sicilianos descansa en parte en el trabajo forzado de cientos de mujeres que emigraron de Rumanía, reducidas a la esclavitud. La historia ha aterrizado en el Parlamento Europeo, donde varios diputados presionan sobre la UE para intervenir.

Silvia Dumitrache me pone en guardia: "espero que tenga un poco de más tiempo para escuchar" la historia de lo que ha sucedido en los últimos once años en Italia, un país miembro de la Unión Europea.

Finalmente le pido permiso para bajar el teléfono: no he escuchado una historia sobre pesadillas, sino la vida cotidiana de muchas mujeres emigrantes rumanas. La esclavitud todavía existe. Y es aún más terrible porque, muy a menudo, es aceptada.

"Todo comienza en Rumanía," dice Dumitrache, presidenta de la Asociación de Mujeres Rumanas en Italia "(Adri)," en Botosani, en una de las zonas más atrasadas del país, donde las mujeres comenzaron a emigrar en 2007. El éxodo nunca se detuvo. Van a recoger tomates a Italia, en Ragusa. Y a menudo se van sin saber lo que van a encontrar. Lo más triste es que aun cuando algunas de ellas logra escapar de ese infierno, siempre termina volviendo, obligada de alguna manera por la espiral de las deudas, por los vecinos a los que pidió un préstamo, y que la empujan de la nuevo para recuperar su dinero".

El hilo de la historia se desarrolla, cada vez más aterradora, como sacada de las novelas antiguas que hablan de esclavos. El escándalo no es nuevo, vuelve a emerger periódicamente y se hincha como una pompa de jabón. Hay redadas de la policía, visitas de las autoridades, y en ocasiones se pueden percibir algunas rayo de esperanza.

Un asunto sórdido a las puertas de Europa

¿Los ingredientes de esta mala historia justo en frente de nuestra puerta? En Sicilia? Los banales negocios de la producción de tomates en Ragusa, que con el tiempo se ha convertido en el mayor exportador de tomates italianos en Europa, son también una de las más sórdidas historias de nuestro continente.

Al principio fue la adhesión a la Unión Europea de Rumanía, en 2007. Y una ola masiva de mano de obra llegó a los mercados de Italia, España, Francia y Gran Bretaña. Las mujeres fueron a trabajar, pero una vez que llegaban a Ragusa fueron obligadas a pagar  con servicios sexuales a los propietarios con el fin de conservar sus puestos de trabajo. "La fuerza de trabajo que llegó de Rumanía fue la más acomodaticia, la más dispuesta a hacer concesiones", explica Silvia Dumitrache.

"Las mujeres rumanas ya han vivido en una especie de esclavo por sus hombres, vienen maltratadas... Muchas de ellas abandonan Rumanía precisamente para escapar de la violencia. Dicen que, incluso si son explotadas, al menos en Italia ganan algo de dinero. Luego hay otro aspecto: en este tipo de trabajo, si aceptan la solicitud de favores sexuales por parte de los jefes, pueden mantener a sus hijos cerca, pues al contrario no sería posible". Pero ¿y el trabajo en el campo, bajo la vigilancia asfixiante de los jefes? ¿y los años en los que sólo un observador atento podría plantear preguntas sobre el número anormal de abortos llevados en un hospital en Vittoria?

Luego llegaron los artículos. Primero publicados en la prensa italiana, luego por The Guardian. Se publicó un libro, Voi li chiamate clandestini (Les llamáis clandestinos) y los hechos han sido relatados por la ONG italiana Proxima.

Con esta historia están familiarizadas la policía y la fiscalía, pero sin grandes resultados, ya que en Italia los recursos de estas instituciones son limitados. Según lo dicho por Silvia Dumitrache, para plantear la cuestión han sido necesarias – irónicamente – a las protestas de algunos jefes, preocupados porque en el mercado internacional los productos etiquetados Ragusa han sido boicoteados desde que estalló el escándalo. "Sus presiones, que se han materializado en una acción de lobby de ámbito europeo, han agitado las cosas. Entonces comenzaron las detenciones contra la mafia, que controla de hecho esta situación. Pero aún no es suficiente".

Los hechos, manifestados varias veces bajo la estrecha atención de los medios de comunicación europeos,  han captado la atención de la opinión pública internacional y, sobre todo, de las instituciones europeas. De alguna manera era previsible, ya que la legislación en esta zona existe pero no se aplica suficientemente.

A petición de algunos diputados europeos, la Comisión del Parlamento Europeo para los Derechos de la Mujer y la Igualdad de Género, Femm – la que también fue parte la actual primera ministra rumana, Viorica Dăncilă, diputada europea hasta enero de 2018 – ha llevado a cabo una visita a Ragusa de las zonas rurales áreas. Muchos eurodiputados han presentado una interpelación a la Comisión Europea y los gobiernos rumano e italiano han lanzado una mesa de trabajo bilateral sobre el tema.

En el plano político europeo, han seguido resoluciones, grupos de trabajo, interpelaciones; a nivel local, sin embargo, se han producido redadas y detenciones. Las visitas bilaterales italo-rumanas se han intensificado y, en mayo, el Gobierno rumano lanzó el programa "¡Partes informadas!", que tiene como objetivo proporcionar información a quienes desean emigrar. "Por otra parte," dice el diputado europeo Emilian Pavel, "los ministerios de Trabajo  y de la Diáspora rumanos han adoptado medidas conjuntas con el Ministerio de Trabajo de Italia". Emilian Pavel, miembro del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo es sólo uno de los diputados que continuan luchando para poner fin a los casos de esclavitud que sobreviven en pleno siglo XXI.

¿Boicot paneuropeo contra productos provenientes de Ragusa?

"Ciertas revelaciones necesariamente producen reacciones fuertes, y los miembros del Parlamento Europeo son extremadamente sensibles y atentos a tales asuntos. No es demasiado tarde para pensar en organizar un boicot paneuropeo contra los productos que provienen de lugares donde se practica la esclavitud o que son el resultado de tales prácticas. Mantener a un ser humano, a una mujer, en la esclavitud, es una humillación para todos los seres humanos", declara Emilian Pavel.

"Las instituciones europeas pueden y deben actuar de acuerdo con su misión y los tratados. Seguramente hay cosas que se pueden hacer a nivel europeo, como monitorear la aplicación de la legislación europea actual, presionar para acelerar la implementación de todos los acuerdos internacionales. ¡Pero, sobre todo, debemos brindar un apoyo concreto a las víctimas! Estos hechos deben presentarse ante los jueces.

Desafortunadamente es un objetivo difícil, y podemos entender a nivel humano que las víctimas de la esclavitud, después de años de humillación, difícilmente tendrán la fuerza para tratar de llevar a los culpables ante la justicia. Soy miembro de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo; luchamos contra la discriminación de género y presionamos a los Estados para que desarrollen el Convenio de Estambul, aprobado en 2011 por el Consejo de Europa, para prevenir y combatir la violencia doméstica y contra las mujeres".

Sin embargo, según el eurodiputado Pavel, una de las causas que más ha contribuido a la creación de ese problema es la existencia del trabajo negro. Muchas mujeres se han encontrado en esta situación porque las autoridades italianas no han logrado combatir con éxito el trabajo no declarado. "El principio es simple. Es tan simple como terrible en la vida real. El trabajo en negro conduce al abuso, aumenta la desigualdad, causa tragedias. Todos debemos ser mucho más decididos para combatirlo ", afirma.

Translated by Sergio Cebrián Sanz

This article is published in association with Parlamento Europeo.

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.

Factual or translation error? Tell us.