Rumania: La reforma de la justicia preocupa a Europa

Bucarest, noviembre 2017. Protesta contra la reforma gubernamental de la justicia.
Bucarest, noviembre 2017. Protesta contra la reforma gubernamental de la justicia.
14 marzo 2018 – Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (Rovereto)

Tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo han expresado cierta aprehensión hacia las reformas judiciales de Bucarest. Entre las opciones que se manejan figura condicionar la concesión de fondos europeos al respeto del estado de derecho.

Las preocupaciones de la Unión Europea respecto a Rumania están creciendo. Estado Miembro desde 2007, Rumania ha experimentado una escalada de protestas para defender – según los manifestantes – la independencia política del sistema judicial.

Desde que ganó las elecciones en diciembre de 2016, el Partido Socialdemócrata ha mostrado un gran interés en el sistema judicial, y ha puesto las bases para una amplia reforma de las leyes sobre la justicia. Estos planes, sin embargo, han llevado a decenas de miles de personas a las calles, para protestar contra los “políticos corruptos” que “quieren detener la lucha contra la corrupción”. Un claro blanco de su ira es el líder de los socialdemócratas, Liviu Dragnea, quien – desde el punto de vista de los manifestantes – está tratando de huir de sus propios problemas legales al socavar la independencia del sistema judicial.

En años recientes el país ha logrado un notable progreso en la lucha contra la corrupción. Cientos de personas han sido llevadas ante la justicia, incluyendo a miembros del Parlamento, jueces, ministros, y directores de empresas públicas. y Bruselas ha elogiado estos esfuerzos.

Sin embargo, nunca antes las relaciones entre el Gobierno de Rumania y la Comisión Europea habían sido tan tensas.

En las últimas semanas, el primer ministro rumano, Tudorel Toader, se reunió en Estrasburgo con el vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, y miembros del Parlamento Europeo del grupo de la Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas. Esto sucedió la víspera de la sesión plenaria del Parlamento Europeo, el miércoles 7 de febrero, en la que uno de los puntos del orden del día estuvo centrado en “ el desarrollo de la reforma del sistema judicial en Rumania y las eventuales amenazas al estado de derecho”.

De acuerdo con el portal digital Politico, citado por la prensa rumana, Timmermans sugirió al ministro rumano que las reformas propuestas sean transmitidas a la Comisión de Venecia para que puedan formarse una opinión al respecto. La Comisión de Venecia es un órgano consultivo del Consejo Europeo al que también se ha acudido en el caso de las reformas judiciales recientemente propuestas en Polonia.

Por su parte, Toader habría argumentado que los cambios propuestos – y los que ya habían sido parcialmente aprobados – están alineados con las normas europeas, y que las preocupaciones expresadas en el seno de la UE habrían sido provocadas por la gran desinformación existente acerca de Rumania en ámbito europeo. Y precisamente por esta razón, Toader también anunció que en breve se constituirá dentro de su ministerio un departamento para mejorar la comunicación con el exterior.

De vuelta en Rumania, Toader declaró haber aportado claridad al problema de la reforma judicial en Rumania, y también en cuanto a las leyes relativas a la justicia, a los cambios del código penal, y a los cambios concernientes a los conflictos de interés e incompatibilidad. “Personalmente, creo que las cosas salieron bien en Bruselas”, declaró Toader, quien, sin embargo, afirmó estar decepcionado por el debate en el Parlamento Europeo, que en su opinión fue muy politizado.

En la sesión plenaria del Parlamento Europeo del miércoles 7 de febrero , tomaron parte miembros rumanos del Parlamento Europeo, tanto de la oposición como del partido en el poder.

Traian Ungureanu del grupo del Partido Popular Europeo, insistió que mientras que los socialdemócratas rumanos afirman estar reformando el sistema judicial para alinearlo con las normas europeas, “en las normas europeas de las que ellos hablan, no está escrito en ningún lado que el Gobierno pueda cambiar las leyes para servir a sus propios intereses. Y nuestras leyes actuales no se ajustan a nuestro actual Gobierno porque esas leyes no excluyen a sus líderes de comparecer frente a la justicia”. Por otro lado, para Norica Nicolai, del grupo ALDE, todas estas enmiendas al sistema judicial son una respuesta a problemas y necesidades urgentes a las que se enfrenta el sistema judicial rumano, y están alineadas con las normas europeas”. Nicolai añadió que las reformas serán promulgadas “de forma transparente por medios parlamentarios, involucrando a todos aquellos que tengan que ser involucrados”. También dicha parlamentaria utilizó un tono más polémico en relación a la actual comisaria de Justicia de la Comisión, Věra Jourová. “¿Qué ha hecho usted acerca de los cientos de personas que han sido encarceladas injustamente y luego absueltas? ¿Qué ha hecho usted acerca del monitoreo ilegal de ciudadanos? ¿Cuándo han estado envueltos en los procesos los servicios secretos?”.

Věra Jourová respondió recordando que la Comisión Europea sostiene que sigue siendo posible que la reforma del sistema de justicia sea mejorada en vista de consolidar la independencia y la profesionalidad del sistema judicial rumano, para prestar servicio a todos los ciudadanos rumanos. Además, Jourová recordó el llamamiento de Timmermans y de Jean-Claude Juncker para llegar a un consenso en Rumania con objeto de asegurar la independencia del sistema judicial y acelerar la lucha contra la corrupción.

Si de un lado las autoridades de Bucarest continúan afirmando que Bruselas no está bien informada, Bruselas insiste en que tiene conocimiento de toda la información necesaria. El 24 de enero, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, le pidió al Gobierno rumano que reconsiderara la reforma del sistema judicial, expresando su preocupación acerca del estado de derecho en Rumania, donde, en su opinión, el poder judicial está en riesgo de ser sometido por el poder político. La comisaria europea para la Política Regional, Corina Cretu, incluso declaró que la Comisión Europea estaba considerando la posibilidad de condicionar los fondos europeos (millones de euros) al respeto del estado de derecho.

Por otra parte, la reacción del ministro rumano de Asuntos Exteriores, Teodor Meleșcanu, fue igualmente severa. Declaró que ligar la distribución de los fondos europeos al estado de derecho rumano sería una grave violación de los principios fundamentales de la Unión Europea.

Además, el jefe de la diplomacia rumana, Meleșcanu – diplomático desde la época de Ceaușescu – declaró que los fondos europeos no suponen una forma de caridad, añadiendo que Rumania o Polonia – que también están implicados, junto con Hungría, en problemas que conciernen a los fondos y al estado de derecho – contribuyen según sus posibilidades, y que sus contribuciones a la UE no son insignificantes.

En este contexto, la existencia de una Europa a dos velocidades se hace cada vez más obvia. Rumania parece estar atraída cada vez más hacia el grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa). Muchos analistas apuntan que en los últimos tiempos Rumania se acerca cada vez más y busca estrechar relaciones con países como Hungría y Polonia. En los últimos días, el primer ministro húngaro Viktor Orban anunció que Hungría firmaría un acuerdo con Rumania para importar 4.000 millones de metros cúbicos de gas anualmente, para reducir su dependencia de Rusia.

La sesión plenaria del Parlamento Europeo

La sesión plenaria es el núcleo de la actividad del Parlamento Europeo. En tal sede se discute el trabajo legislativo de los comités parlamentarios y de los grupos políticos. También supone una oportunidad para el Parlamento Europeo y para los órganos de gobierno de la UE, la Comisión y el Consejo, de encontrarse frente a frente. Durante la sesión plenaria, también se pueden discutir asuntos que no tienen relación directa con la actividad legislativa, para llamar la atención de la Comisión, de los Estados Miembros, o de otros países, sobre asuntos específicos.

Traducido por Raúl Durán

This article is published in association with Parlamento Europeo.

Esta publicación ha sido producida dentro del proyecto Parlamento de los Derechos, cofinanciado por la Unión Europea. La responsabilidad sobre los contenidos de esta publicación reviene a Osservatorio Balcani e Caucaso Transeuropa (OBCT), y no refleja en modo alguno la posición de la Unión Europea.

Factual or translation error? Tell us.