Blog VoxEurop

  • Elecciones generales 20-D: La excepción española

    VoxEurop
    17 diciembre 2015

    La política europea experimenta una radicalización hacia los extremos en los últimos años, al hilo de diversos acontecimientos que hacen tambalearse al continente. Los más recientes, los atentados de París y la ola de pavor y miedo, pero también la reacción airada, que ha provocado en toda Europa. No menos, y con una proyección temporal mucho más amplia, la masiva inmigración hacia Europa desencadenada durante el último año desde países en conflicto como Siria, Irak o Afganistán.

    La primera traducción en términos políticos de las consecuencias de dichos fenómenos sobre los ánimos y las opciones de los ciudadanos franceses ha sido el resultado de la primera vuelta de las elecciones regionales en Francia, en las que el Frente Nacional ha cosechado casi un 30% de los votos, superando el 40% en algunas regiones. En la segunda vuelta una alianza sui géneris entre izquierdas y derechas, que ya se está haciendo crónica en Francia, ha impedido que el partido de extrema derecha puede gobernar en ninguna región. Pero la tendencia es ascendente desde hace años, sólida en todo caso y contrastable con la decadencia de la izquierda socialista del presidente Hollande y los equilibrios interesados políticamente de las derechas representadas por el expresidente Sarkozy.

    Pero Francia no es ninguna excepción. Otros países acompañan dicha tendencia de radicalización hacia los extremos. En Polonia hace pocas semanas se impuso Ley y Justicia (PiS), un partido extremadamente conservador que, entre sus primeras medidas, anunció el cierre del país a los inmigrantes venidos de Oriente Medio, acercándose en este punto a la Hungría de Viktor Orbán. En el Reino Unido, el ultranacionalista UKIP (Partido por la Independencia del Reino Unido) juega con el difícil compromiso de Cameron por la celebración del referéndum para continuar o no en la Unión Europea (el "Brexit"). En Escandinavia la extrema derecha campea con comodidad.

    En España vamos por otro camino, y esto a pesar de haber sido golpeados por dos fenómenos que están en la misma raíz de la radicalización experimentada por otros países: el terrorismo-de corte islamista o yihadista, con, no lo olvidemos, los atentados más sangrientos cometidos en Europa, los de Madrid en marzo de 2004, que provocaron 191 muertos- y una intensísima inmigración durante los últimos 20 años, la más acelerada de todo el continente. A pesar de ello, no hay partido en España que incluya entre sus demandas políticas prioritarias cerrar las fronteras ante tales amenazas y fenómenos. John Carlin habla en El País, de "la envidiable política española" y al "salto de calidad" democrática que supone la irrupción de los nuevos partidos, frente a lo que, quizá exageradamente, tilda como "podredumbre política pasada":

    los mismos que antes veían a España desde fuera con desprecio hoy deberían mirarla con un punto de envidia, particularmente en el contexto del fenómeno más interesante de nuestros tiempos en Europa y Estados Unidos: la abrupta aparición en el ámbito político de partidos o personalidades —“los insurgentes”, les llama la prensa británica— que amenazan con romper el orden establecido.

    La cuestión y discusión de fondo es sin duda la crisis del bipartidismo tradicional, aquí sí fenómeno compartido con otros países europeos. Pero los nuevos partidos españoles, que gustan de hacer el distingo entre “nueva” y “vieja” política, no han buscado chivos expiatorios en el exterior. Quizá las prioridades de la opinión pública iban en otra dirección, y a ellas se han plegado: los devastadores efectos de la crisis económica y el demoledor efecto que los casos de corrupción han tenido en la consideración de la clase política española. Estos dos temas principales provocan la convergencia de los dos partidos de la "nueva política", Ciudadanos y Podemos, hacia una "centralidad", tal y como analiza the New York Times, refiriéndose a Ciudadanos:

    La fragmentación de la política en Europa ha dado lugar a la aparición de numerosas partidos emergentes, por lo general en los extremos, a derecha o izquierda. Pero en el cambiante panorama político de España un nuevo partido, sorprendentemente, está atacando desde el centro, desafiando a socialistas y conservadores por igual.

    En cuanto a Podemos, prosigue el diario,

    Iglesias está apostando por mover su partido hacia un electorado más centrista, sin perder el apoyo de los sectores de extrema izquierda que lo fundaron en 2014.

    El próximo 20 de diciembre, día en el que se celebran las elecciones generales en España, veremos hasta dónde llega el efecto de la "nueva política". Y en las semanas siguientes podremos comprobar hasta dónde llega la capacidad de estos nuevos actores en la política española para intentar formar gobierno en solitario o -la opción más probable- coaligándose con otros partidos, y condicionar por tanto el futuro de la política del país.

    Imagen: portada del diario ABC (10/12/15). De izquierda a derecha, Mariano Rajoy (PP, presidente del Gobierno), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos).

  • Brexit: Cuatro demandas británicas

    VoxEurop
    12 octubre 2015

    El gabinete de David Cameron ha listado cuatro demandas clave que la UE debe satisfacer para mantener a Gran Bretaña en la Unión.

    Tim Ross reporta en el Daily Telegraph:

    1. Gran Bretaña debe estar formalmente exenta del principio de una "unión cada vez más cercana".
    2. Debe oficializarse que Europa es una unión "multi-monetaria" y que el euro no es su moneda oficial.
    3. Para repatriar poderes, grupos de parlamentos nacionales deben ser capaces de parar directivas propuestas y abolir leyes de la UE existentes.
    4. La UE debe ser reorganizada para evitar que los países de la eurozona dominen a los otros. Deben darse protecciones particulares a la City de Londres.

    Diplomáticos británicos han sido enviados para ganar apoyo en Europa para un nuevo acuerdo basado en las cuatro demandas en vistas al referéndum sobre la permanencia en la UE que deberá tener lugar antes del fin de 2017.

    Una nueva campaña intentará el lunes persuadir a los votantes para escoger que Gran Bretaña se quede en la UE. El gabinete cree que las campaña puede tener éxito si se cumplen las cuatro condiciones.

    Foto: Wikimedia Commons/Moritz Hager

    Este artículo es recomendado en colaboración con el Foro de los Ciudadanos Europeos

  • Mercado laboral alemán: Presión en el salario mínimo

    VoxEurop
    07 octubre 2015

    Políticos destacados de la CDU están llamando a la regulación de la regulación sobre los salarios mínimos para favorecer a los refugiados.

    Destacados políticos de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) han pedido excepciones a la ley de salario mínimo del país, aprobada recientemente, con el fin de hacer que el acceso al mercado de trabajo sea posible para los refugiados, muchos de los cuales tienen poca o ninguna cualificación,escriben Martin Greive y Ulf Poschardt en Die Welt.

    EL premier conservador de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, declaró a Die Welt que el salario mínimo no debe aplicarse para los puestos de nivel de entrada o de formación y que algunas disposiciones especiales deberían facilitar la búsqueda de empleo de los trabajadores no calificados.

    Otro miembro de alto rango de la CDU, Jens Spahn, argumentó que los refugiados necesitan excepciones al salario mínimo, sobre todo en el sector de servicios, y que la industria alemana debe facilitar su acceso a trabajos de prácticas y de nivel de entrada, y facilitarles formación.

    Photo: Dirk Vorderstraße/Wikimedia Commons

  • Un lector recomienda: La católica Irlanda dice ‘sí’ al matrimonio homosexual

    VoxEurop
    24 mayo 2015

    En el histórico referéndum de ayer, Irlanda se convirtió en el primer país en el mundo en apoyar el matrimonio del mismo sexo por voto popular directo. Con una muy alta participación de votantes, el "sí" a favor del matrimonio homosexual cosechó un apoyo del 62.1%. La Constitución de la República Irlandesa deberá ahora ser reformada para consagrar permanentemente esta decisión histórica en materia de igualdad para el pueblo irlandés.

    En un artículo del principal diario del país, The Irish Times, su columnista Fintan O'Toole escribe que -

    parece una victoria de la tolerancia. Pero en realidad es el fin de la mera tolerancia. Es decir que nunca más habrá un "ellos". Los LGBT son nosotros – nuestros hijos e hijas, madres y padres, hermanos y hermanas, vecinos y amigos.

    El artículo continúa diciendo que el voto -

    Es acerca de la normalidad. Irlanda ha redefinido lo que significa ser un ser humano nomral. Hemos dejado claro al mundo que hay una nueva normalidad – que "ordinario" es una palabra grande, espaciosa, que abraza y se regocija en la diversidad natural de la humanidad.

  • Un lector recomienda: Alemania pone en peligro la estabilidad de la eurozona

    VoxEurop
    19 mayo 2015

    El diario británico The Daily Telegraph argumenta que no sólo es el superávit por cuenta corriente de Alemania está fuera de control, sino que por quinto año consecutivo la Comisión Europea no ha logrado imponer multas a Alemania por poner en peligro la estabilidad de la zona euro y por el incumplimiento del procedimiento de desequilibrio macroeconómico la UE. El diario afirma que "los cínicos podrían concluir justificadamente que los grandes países juegan con sus propias normas en Europa, y que Alemania puede desafiar todas las reglas".

    El artículo continúa para referirse a la advertencia del FMI a Alemania el año pasado de que su superávit presupuestario es destructivo para la unión monetaria europea en su conjunto, no es favorable a los intereses económicos de Alemania, y hace más difícil para los Estados de la UEM encontrar un camino para salir de la crisis. Hasta el punto de que dicho superávit

    Es un abuso estructural crónico y hace inviable la unión monetaria a largo plazo, y es sin duda más peligroso para la unidad de la eurozona que cualquier cosa que pasa en Grecia.

  • La crisis griega explicada: ¿Qué es lo que se hizo mal?

    VoxEurop
    10 abril 2015

    Grecia ha sido rescatada durante cinco años, con mucho esfuerzo y dinero, y con muy poco éxito. ¿Qué es lo que fue mal entre Atenas, Bruselas y Berlín? El diario alemán Die Welt realiza una reconstrucción en siete pasos.

    Los países industrializados, e incluso el FMI, fundado en 1945 para este propósito, tienen décadas de experiencia en recuperar Estados sobreendeudados y sentar las bases de una recuperación sostenible. Es cierto que se cometieron muchos errores en el pasado, pero también se aprendieron muchas lecciones, tantas que antes de la crisis del euro creíamos que sabíamos qué hacer cuando un país estuviese a punto de entrar en bancarrota.

    Luego, en 2010, el caso griego ocupó la agenda de lleno. Poco después de la crisis griega llegaron a la eurozona las crisis de Irlanda, Portugal y España, países que también necesitaron de ayudas. Pero mientras que las crisis de estos países están en vías de solucionarse, los socios de la eurozona y las organizaciones internacionales encontraron su límite en el caso griego.

    Grecia ha sido aniquilada debido a una excesiva austeridad, así lo ven los griegos y algunos de los mejores economistas estadounidenses. Grecia estaba dispuesta a hacer reformas, y de todas formas podría empezar de cero por medio de una devaluación y el “Grexit”. Esta es una opinión muy extendida en Alemania, ya sean partidarios del partido político euroescéptico Alternative für Deutschland [AfD] o profesores de Economía.

    La verdad, sin embargo, se encuentra a medio camino. Un enfoque más cercano revela que muchas decisiones tomadas durante el rescate griego fueron en su día bien fundadas y tuvieron buena intención, sin embargo, con el tiempo produjeron efectos colaterales que resultaron contraproducentes y a menudo dificultaron la capacidad de anticiparse a los acontecimientos.

    1. Excesiva atención a las números

    El Gobierno griego se permitió ignorar muchas reformas estructurales y centrarse sobre todo en objetivo fiscales, debido principalmente a que los gobiernos de países que daban dinero necesitaban éxitos tangibles para justificar el rescate ante sus votantes. Aliviar el presupuesto griego fue la prioridad. La austeridad en sí misma no es algo erróneo, pero sus efectos en el crecimiento fueron infravalorados, especialmente en ausencia de las necesarias reformas estructurales, difíciles de llevar a cabo al entrar en conflicto con los intereses creados.

    2. Una microgestión provocadora

    La ayuda al desarrollo y decenas de programas del FMI dejan claro que no sirve de nada forzar un plan de reforma predefinido en el país beneficiario. El gobierno tiene que presentarse al electorado con su propio programa de reformas y consolidaciones, con el objetivo de tener la “propiedad” de esas reformas. Un principio que nunca se tuvo en cuenta con Grecia. La ayuda fue dada a cambio de una agenda muy detallada. Sin embargo, esta fue la autodefensa desde el punto de vista de la troika, ya que la contraparte griega hizo pocas propuestas y se aprovechó de la ambigüedad en el plan de reformas para proteger los intereses de diferentes grupos.

    3. Recortes en la dirección equivocada

    Los gobiernos que escogieron reestructurar sus finanzas de forma regular escogieron la vía más sencilla. Grecia tuvo varias oportunidades de acabar con vacíos fiscales que favorecían sobre todo a los más ricos, creando así una recogida de impuestos más justa y un fuerte apoyo para el proceso de adaptación. No lo hicieron, probablemente por miedo a una élite muy bien relacionada. De igual forma, el sector público se vio fuertemente reducido por el recorte de salarios, en vez de puestos de trabajo, ya que se utilizó como red de seguridad para los despidos del sector privado. Otras innecesarias e impopulares reformas, como el cierre de la televisión pública, parecieron un intento de desacreditar a la troika ante los ciudadanos.

    4. A paso lento en vez de un “Big Bang”

    Una reclamación común es que se esperó que Grecia hiciese demasiado en muy poco tiempo, pero lo contrario es verdad. La gente puede aceptar dos años de privaciones con más facilidad que una agonía interminable. Grecia, al inicio, evitó lo peor, pero como consecuencia se hizo poco para reavivar la economía y atraer inversores al país. Los problemas siguieron aumentando.

    5. Ignorar los problemas

    No hubo un "Big Bang" en Grecia porque se prestó demasiada atención por parte de la Comisión Europea, en el nacimiento del euro, a los criterios de deuda de Maastricht. Los problemas estructurales de los países de la eurozona fueron desatendidos. Solo cuando la crisis hizo aparición, Bruselas se dio cuenta de lo poco que sabía sobre Grecia, por ejemplo, sobre la ineficiencia de su gestión pública. Además, Grecia fue la primera víctima de la crisis y se la consideró como un caso aislado. Cuando otros países se vieron afectados, la deriva económica empeoró todavía más la situación.

    6. Demasiado vacilante a la hora de perdonar la deuda

    Los políticos querían que Grecia fuese un problema aislado. Los expertos que apuntaban que Grecia no solo tenía falta de liquidez, sino que también era insolvente, fueron ignorados, así como que sólo una significativa reducción de la deuda podría prevenir medidas draconianas de austeridad. Se temió que acreedores de países más débiles se asustasen si se le concedía a Grecia un alivio de la deuda.

    7. Falta de previsión

    Que la UE pensase durante mucho tiempo que perdonar la deuda sería demasiado peligroso fue también debido a la falta de protección para el resto de la eurozona. Las reglas presupuestarias y de deuda del Tratado de Maastricht no contemplaron provisiones para una grave crisis económica y de deuda. Esto es síntoma de cierta arrogancia. Se creyó que crisis como las que se producen en mercados emergentes no se producirían en Europa. Tuvo que pasar bastante tiempo hasta que instrumentos como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el  Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y la Unión bancaria se creasen.

    Grecia encabeza de nuevo la agenda europea. Desafortunadamente, la troika está muy desacreditada, y los griegos más cansados y reacios que nunca a hacer nuevas reformas. ¿Es posible mantener al país en el euro?

  • Servicio Voluntario Europeo: “La diversidad es la esencia de la identidad europea”

    VoxEurop
    07 abril 2015

    Nora Kleibel tiene 23 años, nació en la ciudad austriaca de Salzburgo. Ha estudiado Ciencias Políticas en la Universidad de Viena y ahora hace el Servicio Voluntario Europeo (SVE) en Aranjuez, al sur de la provincia de Madrid.

    El SVE es un programa financiado por la Unión Europea que permite a jóvenes de entre 17 y 30 años realizar un voluntariado en cualquier país de Europa durante un periodo de hasta doce meses. Nora, por ejemplo, se encarga de ayudar a enfermos de SIDA a llevar una vida mejor. Junto a ella trabaja María Milanová, de Eslovaquia.

    ¿Por qué elegiste España para hacer el SVE?

    En realidad no tenía preferencia por ningún país, quería ir a algún lugar donde pudiese ayudar de forma concreta. Había proyectos en Francia, Polonia y España, y al final, por diversas razones, acabé aquí. En Austria trabajaba en una ONG llamada OBESSU, Organismo Europeo de las Uniones Estudiantiles Europeas, por la traducción de sus siglas del inglés. Una ONG de ámbito europeo que tenía mucha relación con la política, de forma que lo que hacíamos era siempre muy abstracto, por ello quería hacer algo muy diferente, algo práctico.

    ¿Qué sabías de España antes de venir?

    Lo que es muy conocido de España son las playas, la tortilla de patatas. Aunque ahora con la crisis se sabe algo sobre la política española. A partir de la Crisis del 2008 se relaciona a España con esta, se habla de la fuga de cerebros o brain drain, en inglés; de la alta tasa de desempleo juvenil y de la salida del país de estos jóvenes sin trabajo. Aquí tenemos ahora una tasa en torno al 9 % entre los menores de 25 años, una cifra muy elevada para Austria. La cifra de paro general era del 4.8 % en enero del 2015. Recuerdo que en Bruselas, donde trabajé en una organización relacionada con el empleo juvenil, más del 50 % de solicitudes de trabajo que nos llegaron fueron de españoles e italianos.

    ¿Qué dicen los medios de comunicación austriacos respecto a la idea de un norte rico y serio en comparación con un sur pobre y alegre?

    En Austria el periódico más leído,con una tirada de casi un millón de ejemplares, es el Kronen Zeitung, de derechas y un tanto sensacionalista. Es el periódico con más distribución en proporción a la población del mundo. Te pongo un ejemplo para que veas que estilo tiene: al igual que en el Bild alemán, siempre sale una mujer medio desnuda en las primeras páginas. Este medio hace ver a los austriacos una Grecia vaga, mientras que de España actualmente apenas se habla debido al foco en el país heleno y las pasadas elecciones. De Italia se dice poco, pues se asocia con el norte, que es mucho más rico que el sur. Además es un periódico con cierto matiz euroescéptico. Respecto a los políticos austriacos, estos, a través de los medios, dicen que el país está bien por comparación con aquellos que están peor. Se difunde mucho, por ejemplo, que Austria es el país que junto a Alemania tiene la tasa de paro más baja de Europa: la tasa de paro general en enero de 2015 era de 4.7%. Sin embargo, hablando de trabajo, he visto que un español sin éste, o con un trabajo precario, se encuentra mejor de ánimo que un austriaco en la misma situación. En España se sale más a la calle, hace menos frío. Yo nunca quedo con mis amigos en la plaza o vamos a un bar que no conozcamos. Es una vida más estructurada.

    ¿Te sientes europea? ¿Tus padres?

    Sí, me siento bastaste europea, por ejemplo, cuando viajé a la India siempre decía que era europea. O recuerdo que de pequeña tenía que llevar el pasaporte para ir a casa de mis amigas en Alemania, pues Salzburgo está muy cerca de la frontera, y ahora no. O hace poco tuve que ir a Serbia, pero no me di cuenta de que hacía falta el pasaporte y no me dejaron entrar. Estas son realidades que te hacen ver qué es la UE. Por eso para mí Europa es, entre otras muchas cosas, la ausencia de fronteras, también su historia en común, aunque esté repleta de guerras y paces. La religión cristiana como parte de la cultura también es muy importante, aunque yo no sea religiosa. O la integración de los extranjeros, en Austria hay muchos turcos y ex yugoslavos, pero bien integrados. En relación con esto resulta interesante que el grupo PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente, por la traducción de sus siglas del alemán) en Austria, Pegida Österreich, tenga menos fuerza que aquellos que se manifiestan contra ellos, lo que muestra que a pesar de los roces la convivencia en Europa de diferentes culturas es una de la esencial de la identidad europea.

    Respecto a mis padres, ellos se sienten menos europeos que yo, pienso que debido a no haber podido viajar tanto o vivir fuera de Austria. Creo que esto es clave, de hecho este programa, el SVE, o el Erasmus están permitiendo que los jóvenes vayan construyéndose una identidad europea propia. De igual manera pienso que haber nacido cuando la Unión Europea no existía es también algo que te aleja algo de ella. Nosotros hemos vivido sin fronteras, con el euro, con vuelos baratos, el Erasmus, etc. Es algo que nos une.

    ¿Qué opinas de programas como el Erasmus o el SVE? ¿Crees que llevan a una mayor unión?

    Son programas muy importantes, pero todavía son sólo programas accesibles para personas con estudios o que tienen la idea de ir a la Universidad. A pesar de que el SVE es para cualquiera, las personas que lo hacen son siempre del mismo nivel educativo y social. Sería importante en mi opinión hacer programas europeos accesibles a cualquiera, sin barreras.

    Aun así estos programas están haciendo mucho por la unión de Europa, algo que he aprendido es que las personas se caracterizan por tener una identidad más cercana a su región o a su ciudad que a su país. O que en Eslovaquia, y esto me lo contó una amiga eslovaca, durante la Semana Santa se lanza agua a las mujeres para decirles que son bonitas.

    Entrevista realizada por Jesús Jiménez Prensa, licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente realizando prácticas en VoxEurop.eu

  • Loretta Napoleoni sobre el terrorismo: “Europa no tiene medios para combatir a los yihadistas en su terreno”

    VoxEurop
    31 marzo 2015

    Para esta especialista en terrorismo y sus flujos financieros, la organización terrorista de Daesh o, como se autodenomina, Estado Islámico (EI), no supone una amenaza directa para nuestro continente, sin embargo, los europeos no están preparados ni económica ni jurídicamente para hacer frente ni a los jóvenes radicalizados ni a los antiguos combatientes en Oriente Medio.

    ¿Qué amenaza supone para Europa el EI?

    La amenaza se encuentra en los yihadistas europeos que partieron para Oriente Medio y que vuelven a Europa para realizar atentados, un fenómeno relativamente reciente. Durante mucho tiempo, los combatientes extranjeros en las filas del EI en Irak y Siria provenían de la Península Arábiga y de África. Pero, desde que se proclamó el califato, en junio del 2014, el EI ha reclutado muchos combatientes en Europa. Algo posible gracias a la formidable campaña de reclutamiento basada en vídeos de gran impacto, como aquel en el que tres jóvenes británicos hacen gala de los méritos de la yihad y de su apoyo a los combatientes islamistas, apoyándonse en el éxito del avance del EI en Irak y Siria. A esto se añade el seguimiento de los medios de comunicación occidentales, que han actuado – de manera consciente o no – como una caja de resonancia para la propaganda yihadista. El Estado Islámico aparece así como una potencia consagrada que ejerce todavía más fascinación entre los jóvenes europeos candidatos a la yihad.

    ¿Se sabe cuántos yihadistas vuelven de Siria y Libia a Europa?

    No se conoce la cifra exacta, pero se encuentra un mayor número de yihadistas que partieron para Siria y volvieron a Europa en el norte, especialmente en Bélgica. Se estima en 120 el número de combatientes de vuelta o que desean volver y que son bloqueados por diferentes razones en Oriente Medio. Pero de momento, los combatientes que vuelven no suponen un gran problema, al menos ante el que es el problema principal: el esfuerzo del EI por la conquista de Bagdad, ya que hasta que no se hagan con la capital iraquí y se consoliden, el problema del retorno de yihadistas continuará siendo algo secundario. Sin embargo, una vez el EI haya logrado sus objetivos de conquista territorial, surgirá el problema, pero más por la falta de interés que la vida dentro del “califato” pueda representar para los yihadistas europeos que por el objetivo de exportar la yihad en Europa. Muy similar a la vida en Arabia Saudí, la vida en el autoproclamado califato es bastante aburrida para los jóvenes que han crecido en Occidente: no hay apenas vida social fuera de los lugares privados, los hombres son estrictamente separados de las mujeres y la mayor parte de las diversiones está prohibida. Es por la misma razón por la que no se cree que la perspectiva de vivir siguiendo el “verdadero islam” les motive, pues los jóvenes yihadistas europeos no son unos ascetas que no beban ni fumen. Lo que les atrae es la lucha contra un opresor – el régimen sirio, iraquí o libio – y la instauración de la utopía política islámica formulada por los Hermanos Musulmanes, Al-Qaeda y así sucesivamente. Pero una vez esta utopía se haya logrado, es muy probable que estos jóvenes quieran volver a Europa.

    ¿Por qué lo hacen?

    Porque quieren vivir de manera pacífica, marginados en sus países de origen, están imbuidos de un fuerte deseo de venganza, como hace ver el caso del tristemente célebre "Yihadi John", antiguo estudiante que se radicalizó y responsable de muchas decapitaciones de rehenes puestas en escena por el EI. Es por ello probable que quisieran continuar la lucha en sus casas. Existen también casos de aquellos que han partido y se han dado cuenta del error cometido: al retornar, probablemente, querrán volver a la normalidad ya en Europa.

    ¿Cómo reaccionan los países europeos ante esta perspectiva?

    Muy mal, porque simplemente no tienen medios económicos. El problema del antiterrorismo europeo es esencialmente económico: la relación entre los recursos humanos y las técnicas disponibles para vigilar a los yihadistas europeos y su número es sin duda desproporcionada. Las fuerzas de seguridad europeas intentan evitar que vuelvan a Europa, pero entonces surgen problemas jurídicos y políticos: es casi imposible impedir el retorno al territorio nacional de un ciudadano en posesión de un pasaporte de ese país, así como probar que ha estado en Siria, Irak o Libia combatiendo. A esto se añade el hecho de que en este momento se supone que muchos países europeos están armando combatientes para luchar contra el EI en Siria, así que ¿cómo distinguir a los unos de los otros? El problema requiere una solución política: retirar la ciudadanía no es posible más que en contadas ocasiones, sobre todo si tienen otra nacionalidad. Lo más probable es que sean bloqueados en Siria. Es por esto que haría falta un acuerdo a nivel internacional sobre un procedimiento que permitiese a aquellos que deseen volver a sus países para resocializarse – aquellos “arrepentidos” de la yihad – hacerlo en condiciones de seguridad. En un reciente viaje a Bélgica, he tenido la oportunidad de hablar con representantes políticos, quienes me han dicho que la mayor parte de los belgas retornados de Siria, en su mayoría jóvenes adultos, se han dado cuenta de que han cometido una necedad y lamentan su actuación. Pero también tienen miedo de ser acosados al volver. Con el fin de animarles en su reinserción, un procedimiento pensado para facilitar su vuelta se hace indispensable.

    ¿Y aquellos que quieren volver a Europa para realizar atentados?

    Aquellos que han partido para combatir en Irak, Siria o Libia y están convencidos no contemplan el volver. Y aquellos que vuelven son estrechamente vigilados. El verdadero daño viene sobre todo de personas como el autor del ataque de Copenhague o de Ottawa, que no han estado luchando en Oriente Medio. De estos, no se sabe nada hasta que pasan a la acción. Estas personas son a menudo radicalizadas en universidades o pequeñas mezquitas, que escapan al control de las fuerzas de seguridad. La radicalización se produce también en las prisiones, como se ha visto con el autor de los ataques de Copenhague. El verdadero peligro viene entonces de este conjunto de jóvenes de cultura musulmana que ha nacido y vivido en Europa, y que se ha radicalizado a través de las redes sociales, videos, Skype y webs islamistas. Y que actúan cada uno por razones diferentes, como ha quedado demostrado con los atentados de París y Copenhague, donde cada autor tenía su reivindicación – de Al-Qaeda en la Península Arábiga al EI y Gaza. En general, se sienten frustrados por su condición, que perciben como inferior a la de sus compatriotas, y la admiración por el EI, que fortalecido por sus éxitos militares en Siria, y sobre todo en Irak, y gracias a una propaganda salvajemente orquestada, ejerce sobre ellos esa gran atracción que otorga el poder. El Estado Islámico demuestra un conocimiento perfecto de cómo tienden a reaccionar los occidentales y cuáles son sus debilidades. La consternación provocada en Europa por la destrucción de los tesoros arqueológicos del museo de Mosul y de los restos de viejas ciudades como Nimrud y Hatra es la mejor prueba. El misterio que rodea al grupo que dirige el EI, además de que su financiación alimenta la circulación de leyendas sobre su influencia, contribuye a esa fascinación de los jóvenes radicalizados.

    ¿Se sabe de cuánto dinero dispone el EI y de dónde viene?

    Se saben muy pocas cosas, porque el EI trabaja con una economía estática. Existe el contrabando y el dinero que ha sido saqueado de los bancos de Mosul. Se puede estimar su “PIB” entre 2.000 y 4.000 o 5.000 millones de dólares al año. Estas estimaciones se basan en lo que nos han permitido saber a través de documentos que ellos, en mi opinión, han querido que se encuentren. Parece mucho, pero recuerdo que la CIA estimó en los 90 el PIB de la OLP, considerada en la época como una organización terrorista en los territorios palestinos ocupados, en una cifra de entre 8.000 y 12.000 millones de dolares. A diferencia de la OLP, el EI es mucho menos corrupto y mejor administrado.

    ¿Sus flujos financieros están relacionados con Europa o son exclusivos de Oriente Medio y el mundo árabe?

    El Estado Islámico recibe financiación del mundo entero, en particular de los países del Golfo. Los combatientes extranjeros reciben dinero de sus parientes, amigos y simpatizantes, pero se trata de pequeñas cantidades, siempre por debajo de los 300 dólares, ya que así el rastro no se puede seguir, y enviadas a traves de la compañía Western Union o la hawala, el sistema de transferencia islámico. Este dinero no va directamente al EI, sino al combatiente yihadista, que lo depositará a su vez en el EI, utilizándolo este después para retribuciones siempre moderadas.

    ¿Los países europeos pueden continuar trabajando con países que financien el EI?

    Estos deberían cambiar de política exterior. Es necesario rediseñar el mapa de Oriente Medio, porque pertenece a una herencia de una Guerra Fría acabada. El fracaso de la “Primavera Árabe” y de la intervención occidental en Libia nos hacen ver que este mapa será rediseñado con sangre. El peligro más grande para Europa no son los yihadistas que vuelven de Oriente Medio, es la muerte del comercio con la Orilla Sur y Este del Mediterráneo y la amenaza que supone para el comercio con Asia la conquista de Yemen, que controla el acceso al Mar Rojo, por fuerzas hostiles a Occidente. A esto se añade la piratería, pues los navegantes y ferris que circulan por el Mediterráneo están expuestos a ataques de piratas que provienen de Libia.

    Precisamente, en Libia, el EI parece llegar a pocos centenares de kilómetros de las costas europeas.

    Como tal, el EI no está en Libia, pero sí ha enviado un pequeño grupo para establecer relaciones políticas con grupos yihadistas radicados en el territorio. Hasta hace poco, el EI tenía relaciones basadas esencialmente en el comercio de armas, porque es en Irak y Libia donde se encuentran los dos más grandes arsenales caídos en manos de los yihadistas en los últimos años.

    La realidad libia, donde existen más de 1.700 grupos armados de diferentes bandos, es más complicada que la siria o la iraquí. El Estado Islámico aplicaría la misma estrategia utilizada en Irak entre 2011 y 2013: controlar o destruir los diferentes grupos hasta que no quede más que uno en el territorio. Pero este es un trabajo largo, y mucho más difícil de llevar a cabo en un país esencialmente tribal y fragmentado como es Libia.

    Es más probable que Libia se transforme en un “Estado fallido”, como Somalia, que en un sucedáneo de Siria, donde cada grupo controla una parte del territorio.

    Recientemente, el diario español El País ha publicado un artículo afirmando que los yihadistas esperan aprovecharse de la situación en Libia para mezclarse con los inmigrantes que llegan por barco a Europa y cometer ataques. ¿Esto le parece posible?

    No, porque el viaje en barco con los inmigrantes es muy peligroso, y una vez en Europa, son recluidos en campos de retención. Además, existe el problema del transporte de armas, que no debería pasar desapercibido. ¿Qué necesidad tendría venir a Europa, ahora que hay muchos terroristas potenciales en Europa?¿Qué necesidad tendría un yihadista libio de atravesar el Mediterráneo para poner una bomba en Madrid? Es algo que no tiene sentido. En lo que están interesados los yihadistas es en poseer los recursos naturales de esos países y de instaurar su ley.

    ¿Esto quiere decir que la propaganda del EI estaría más centrada en reclutar combatientes occidentales para Siria, Irak y Libia que en exportar la yihad a Occidente?

    Absolutamente. Y es algo que funciona, como demuestra el aumento del número de combatientes salidos de Europa en los últimos meses. La propaganda del EI también sirve para aterrorizarnos. Los últimos ataques no han sido tan espectaculares ni mortales como el 11-S, y sin embargo han tenido el mismo efecto en nuestras sociedades e imaginario colectivo. Ellos saben utilizar muy bien los medios occidentales como difusores de su propaganda. Basta con ver el impacto que el atentado a Charlie Hebdo ha tenido en la opinión pública, amplificado por exageraciones poco serias de los medios o en busca de una información sensacionalista, en ocasiones en perjuicio de la verdad. En aquellos jóvenes frustrados y poco instruidos, el efecto es mucho más potente.

    Loretta Napoleoni, "El fénix islamista" (Planeta, 2015).

    (Fotografía: Channel 4 News)

  • Ha recomendado: Las opciones económicas democráticas llegan con la unión política

    VoxEurop
    19 marzo 2015

    Luigi Zingales escribe en Il Sole 24 Ore que el natural izquierdismo radical de Syriza no debiera permitir que se diese un trato injusto a Grecia. El FMI habría abordado esto mejor que la troika.

    El problema no es Alemania ni Grecia, el problema son las políticas que fundaron la Unión Europea. Es una unión monetaria, no política, en la cual las decisiones económicas no pueden ser tomadas de manera democrática y terminar subordinadas a los intereses de los países cuyas economías son más fuertes.

    Una traducción al inglés está disponible en el blog de Zingales.

  • Populismos UE: A la derecha en el norte, a la izquierda en el sur

    VoxEurop
    17 marzo 2015

    Al sur de Europa: Syriza, partido político griego formado como tal en 2012, ganó las elecciones generales. Podemos, partido español fundado en 2014, se postula entre los favoritos para las elecciones. Movimento Cinque Stelle, partido italiano fundado en 2009, fue la formación que más votos consiguió en las últimas elecciones. Todos nuevos, todos de izquierdas.

    Al norte de Europa, sin embargo: partidos de derechas, nacionalistas y euroescépticos consiguen grandes resultados. El Frente Nacional en Francia, el UKIP (Partido por la Independencia del Reino Unido), el FPÖ (Partido de la Libertad de Austria), el Perussuomalaiset (Verdaderos Finlandeses) o el Dansk Folkeparti (Partido Popular Danés en español).

    Todos estos nuevos resultados son síntoma de un cambio profundo en el ámbito político, producido por el equivalente cambio social, que experimenta Europa a raíz de la Crisis Económica del 2008. En relación con esto el medio digital español El Confidencial hace notar que:

    La división norte/sur en los populismos se explica porque “en las sociedades del norte, ricas, acostumbradas a tener de todo y con cierto discurso histórico de superioridad étnica, lo que se teme es perder todo ante los que nos vienen a quitar lo nuestro”, explica Jiménez [politólogo de la Universidad San Pablo CEU], y de ahí las tendencias xenófobas. En el sur, sin embargo, comparativamente más pobre, el inmigrante tiende a ser visto como un explotado más por un sistema de clases ante el que es la intervención del Estado la que ha de poner la solución al problema.

    Aunque actitudes que podrían parecer incoherentes, como la de Marine Le Pen (líder del Frente Nacional francés) expresando su apoyo a Syriza, muestran que el descontento es también otro. “Hay una fractura en Europa que pasa por que el pueblo recupere su fuerza frente al totalitarismo de la Unión Europea y de sus cómplices, los mercados financieros”, expresó la líder francesa.

    Según El Confidencial,

    Y se hace más patente cuando se observa que ambos movimientos, el Frente Nacional y Syriza, “comparten simpatía por el régimen de Vladimir Putin y critican abiertamente a la UE por su actuación en Ucrania, o cuando insisten en la necesidad de reforzar la soberanía de los Estados nación, ya sea por espolear intereses nacionalistas, como hace la derecha, o por retomar el control de sus economías, como clama la izquierda”, [opina Adrián Vázquez, del grupo pro europeo Con Copia a Europa y asesor del europarlamentario Fernando Maura].

    Sur y Norte, como muestra la actualidad política – que no hace más que canalizar el pulso ciudadano –, parecen exigir a la Unión Europea un nuevo enfoque. O mayor solidaridad y colaboración entre los miembros o menos injerencias en las políticas nacionales. Aun así el interlocutor principal sigue siendo la institución europea, de la que se exige una profunda reforma que permita avanzar, ya que fuera de esta parece que la soledad política, social, económica e identitaria sería muy difícil de llevar.

    Jesús Jiménez Prensa es licenciado en periodismo. Realiza prácticas en la edición en español de VoxEurop.eu entre febrero y abril de 2015

    *Imagen tomada en Austria, junto a la frontera con Italia. En el letrero en alemán, escrito con spray en un muro, se lee: "República Bananera Italiana a 125 km". A 125 km al sur empieza la provincia de Trento, antes, en la provincia italiana de Bolzano, cerca del 60% de la población habla alemán. La región es denominada en alemán Südtirol.