Crisis de la deuda: Los griegos se ríen de nosotros

7 febrero 2012 – El Mundo (Madrid)

El juego dura cerca de dos años, Atenas finge plegarse a las exigencias de sus acreedores y de sus socios, y estos ponen cara de creerse sus compromisos. Pero conforme se acerca el fantasma de la quiebra, el farol griego ya no puede sostenerse, considera John Müller en el diario El Mundo.

Cada vez cuesta más que Grecia adopte reformas creíbles. Ayer se repitió el mismo patrón que se ha venido registrando desde hace casi dos años cuando se aproxima el momento en que Atenas se queda sin dinero (lo que sucederá muy probablemente en marzo próximo) y la Unión Europea deba volver a inyectarle recursos en vena.

Todo el mundo sabe que los griegos están jugando con fuego. Pero esto parece no importarle a nadie, los griegos los primeros. El Gobierno de Lucas Papademos, un técnocrata que se suponía iba a tener el respaldo de todos los partidos para adoptar las decisiones difíciles que Yorgos Papandreu no se atrevía a tomar, se ha revelado tan inmovilista como el de su predecesor.

Para leer el artículo completo visite El Mundo.

Factual or translation error? Tell us.