Tendencias: Carmen y Don Juan, estrellas de cine

Eliana Garanca en el papel de Carmenen la Metropolitan Opera de Nueva York. Foto : Ken Howard/Metropolitan Opera
Eliana Garanca en el papel de Carmenen la Metropolitan Opera de Nueva York. Foto : Ken Howard/Metropolitan Opera
27 enero 2010 – Svenska Dagbladet (Estocolmo)

Siguiendo una iniciativa de la Metropolitan Opera de Nueva York, en Europa se multiplican las retransmisiones en directo de eventos culturales en las salas de cines. Una manera de democratizar de verdad la cultura, celebra el periódico Svenska Dagbladet.

El 14 de enero, el Stockholms Konserthus (la gran sala de espectáculos de Estocomo) retransmitió por primera vez una ópera por satélite a salas de cine repartidas por todo el país. Fue un estreno seguido con gran expectación y para el que no se escatimaron esfuerzos: el director de la sala, Stefan Forsberg, había invitado a la célebre cantante Malena Ernman para que hiciera cantar al público, que se convirtió de este modo en el coro lírico más grande de Suecia. Las entradas se agotaron enseguida en el Stockolms Konserthus, pero la mayor parte del aforo estaba repartido por una miríada de salas de cine de todo el país. La retransmisión del concierto fue proyectada en directo y vía satélite en más de treinta salas distintas, con imagen de alta definición y sonido Dolby Surround 5.1. La iniciativa de difundir la cultura de la gran ciudad en las pantallas de provincias surgió el invierno pasado: nueve conciertos ofrecidos en el Metropolitande Nueva York fueron emitidos simultáneamente en ochenta y tres cines suecos, con un éxito más que notable. Puede decirse incluso que el Metropolitan cuenta con más público en Suecia que en la prestigiosa sala de Manhattan. El 16 de enero de 2009, por ejemplo, 7.000 personas asistieron a la representación de Carmen en Suecia, mientras que el Metropolitan no puede acoger a más de 3.800. En total se han vendido ya 53.000 entradas para el programa de invierno del Metropolitan.

La Ópera Real de Estocolmo se ha sumado también a la moda de las retransmisiones por satélite en las salas de cine. La primavera pasada, la Casa del Pueblo de Estocolmo organizó la retransmisión de Falstaff y de Cenicienta. El éxito fue tal que está previsto repetir la experiencia este año con cuatro nuevas retransmisiones en cines.

20 euros la entrada

“La Ópera Real de Estocolmo puede acoger a alrededor de un millar de personas, pero había tres veces más público en las salas de cine de provincias. Nuestra misión consiste justamente en difundir la cultura de la ópera, de modo que vamos a seguir haciéndolo”, revela Kurt Blomquist, director técnico de la Ópera Real. Así pues, en las pequeñas localidades de provincias los suecos podrán seguir aplaudiendo las representaciones realizadas en las metrópolis del mundo entero, por un precio bastante asequible, 200 coronas (20 euros) de media.

Los artistas en primer plano

La organizadora de esta operación es la Casa del Pueblo de Estocolmo, que ve la retransmisión de obras culturales en los cines como un nuevo movimiento democratizador. “Se trata de poner la cultura al alcance de todos. Hemos retransmitido un gran número de espectáculos, desde conciertos de rock como el ofrecido por Robbie Williams este verano en Inglaterra, hasta óperas neoyorquinas”, explica Rickard Gramfors, responsable de las retransmisiones de la Casa del Pueblo.

Naturalmente, la opinión es bien distinta entre los aficionados a la ópera tradicional, donde se escuchan las voces “verdaderas” y no tecnologías digitales. Pero algunos se han convertido ya en entusiastas de la nueva iniciativa, como Anna-Lena Bengmark: “Soy una gran consumidora de ópera. Sigo la programación de Hamburgo, Berlín, Copenhague y Malmö, y he ido muchas veces al Metropolitan de Nueva York. En mi opinión, difundir la ópera a través de los cines es una iniciativa fantástica. El sonido es realmente bueno, ves a los artistas en primer plano y en el entreacto a menudo dan buenas entrevistas. Es una gran noticia para los amantes de la ópera.

Factual or translation error? Tell us.