Las elecciones griegas desde Atenas (5/5) : Un voto bajo alta vigilancia

15 junio 2012
To Ethnos Atenas

Alexis Tsipras : "¡Ahora me toca!" Antonis Samaras : “Eh, quita tus manos de encima!”
Alexis Tsipras : "¡Ahora me toca!" Antonis Samaras : “Eh, quita tus manos de encima!”

Los griegos nunca han votado sometidos a una tal intimidación internacional, que es casi un chantaje, acusa el diario de izquierda To Ethnos. Porque los socios de Atenas han elegido a su hombre: el conservador Antonis Samaras, sobre el líder de izquierda Alexis Tsipras.

Es una novedad en la historia de la Grecia moderna. Hace más de 30 años que estudio la evolución política de mi país y nunca jamás ví una tal intervención de dirigentes extranjeros en unas elecciones griegas. Es un triste ejemplo de humillación internacional la que se inflige al prestigio de nuestro país. El más irrisorio dirigente del más irrisorio país de Europa parece ahora tener derecho a dictar a los griegos a qué partido deben votar, lo que hubiera sido intolerable antes de la puesta bajo tutela del país. Es decir, antes de la firma del memorando por Yorgos Papandreu y sus colaboradores.

Puede ser difícil creer a ojos y oídos cuando se lee y se escucha a la canciller alemana Angela Merkel y a su ministro de Economía Wolfgang Schäuble exigir, casi cada día, al pueblo griego que voten por...¡Samaras y no por Tsipras! Una elección también apoyada, y aconsejada en gran medida, por el presidente francés François Hollande o por el primer ministro italiano Mario Monti, todos ellos coreados por la pirámide de la burocracia de Bruselas y todas las instituciones de la UE, la Comisión, el Parlamento, el Eurogrupo...

Inquietud de Berlín

Todos han caído en la histeria política tras el resultado de las elecciones anticipadas del pasado 6 de mayo, cuando los partidos pro-memorando fueron desautorizados y pasaron del 80% al 30% de los votos. Nueva Democracia, que encabezó los comicios, no pudo pasar del 19%, y Syriza [la coalición de izquierda radical] se convirtió en el primer partido de la oposición con dos puntos de porcentaje menos. El objetivo de Syriza, legítimo tras los resultados del 6 de mayo, de obtener la primera plaza en las elecciones del 17 de junio, hace temblar a los alemanes. Su principal preocupación no es lo que haga Tsipras si se convierte en primer ministro, no. Lo que inquieta a Berlín, es que con la victoria de Syriza, sería la primera vez desde 1950 que un gobierno de izquierda radical se formaría en un país de Europa Occidental. Ello significaría la vuelta de la izquierda a primer plano, ¡y en plena crisis económica!. Y eso cuando los alemanes, e igualmente otros dirigentes europeos, pensaban que se habían deshecho definitivamente de la izquierda con la caída del bloque soviético en 1991 y el fin del "socialismo real" en 1989.

El peor resultado de Nueva Democracia

Los alemanes quieren a todo precio evitar la formación de un Gobierno de izquierda en Grecia, independientemente de la política que quiera desarrollar. Amenazan a los griegos con bastante presión para que voten por Samaras. Incluso en sus sueños más dulces y paranóicos, Antonis Samaras no hubiera imaginado que la canciller alemana hiciera campaña en su favor, al igual que el presidente francés, el primer ministro italiano o el presidente norteamericano. Si, a pesar de este apoyo internacional, Antonis Samaras obtiene el peor resultado de la historia de Nueva Democracia, si se hace excepción del "éxito" de su 19% el 6 de mayo, podrán estar orgullosos de sus habilidades políticas.

Si ND encabeza la cita electoral con un resultado tan escaso como un 30%, Samaras podría verse con la imposición de condiciones que le privaran del puesto de primer ministro. Pero esta hipótesis le importa poco al pueblo griego, al menos de momento. Más serias son las declaraciones de Wolfgang Schäuble, para el que "la situación real en Grecia, que es una crisis dolorosa causada por una mala gestión financiera, no cambiará con el resultado de las elecciones".

Traducido por Alexia Kefalas

Factual or translation error? Tell us.