Transporte aéreo: Ryanair: subsidios de altos vuelos

20 mayo 2010
The Irish Times Dublín

Los subsidios pueden causar reacciones extrañas a las personas. El presidente de Ryanair,  Michael O'Leary, en una rueda de prensa en Frankfurt, Alemania.
Los subsidios pueden causar reacciones extrañas a las personas. El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, en una rueda de prensa en Frankfurt, Alemania.

Ryanair disfruta de enormes subvenciones en muchos de los 200 o más aeropuertos regionales de Europa. Una serie de competidores, entre ellos Lufthansa y Air France, insinúan que las subvenciones que recibe la aerolínea irlandesa de bajo coste no sólo son dudosas, sino que no sobreviviría sin ellas.

Para enojo de Lufthansa y para deleite de Ryanair, los ciudadanos de la ciudad alemana de Lübeck votaron recientemente a favor de mantener las subvenciones de los contribuyentes para que su aeropuerto (denominado Hamburgo por Ryanair) siga abierto durante al menos dos años más. La compañía aérea alemana ha exhortado a los habitantes de Lübeck, que andan justos de dinero, a que antepongan las guarderías, los colegios y los hospitales a la compañía irlandesa.

Para Lufthansa, el aeropuerto es sólo uno de los 200 aeródromos regionales en la UE en los que se basa Ryanair para canalizar directamente a su balance general cientos de millones con lo que denomina “subvenciones dudosas”. Tal y como afirma un portavoz de la compañía alemana “Si se eliminaran todas las subvenciones de los aeropuertos y las ayudas que se pagan a Ryanair, su situación económica sería muy distinta”.

Según los periódicos franceses, el valor de las subvenciones que recibe Ryanair oscila entre los 35 millones de euros sólo en Francia y los 660 millones de euros en todo el territorio de la UE. Hasta que finalicen las investigaciones de la UE sobre las supuestas subvenciones ilegales, sólo se puede confiar en una cifra: los 35 millones de euros en subvenciones a Ryanair que no han analizado las auditorías realizadas en varios aeropuertos franceses controlados por autoridades locales. En opinión de Lufthansa y Air France/KLM, las auditorías son un ejemplo de lo que Ryanair disfruta en muchos de los aproximadamente 200 aeropuertos regionales de Europa.

Las auditorías realizadas en 2008 revelaron que se pagaron 35 millones de euros en subvenciones a Ryanair. Los aeropuertos financiados por los contribuyentes municipales y regionales ofrecían tantas subvenciones y servicios gratuitos, que el flujo de caja neto iba a parar directamente a Ryanair. No sólo algunos aeropuertos ofrecían personal gratuito para los mostradores de facturación de Ryanair, sino que también limpiaban los aviones gratis.

Los aviones de Ryanair a menudo aterrizaban sin costes y cuando se cobraban cuotas por ello, se compensaban con las grandes “ayudas a la comercialización” que demandaba la compañía aérea. La obtención de estas ayudas implicaba que, a cambio de unos millones de euros, Ryanair prometía anunciar los aeropuertos y las regiones en el sitio web y en la revista distribuida a bordo de los aviones de la compañía. Sin embargo, la auditoría concluyó que la mayoría del dinero en efectivo fue directamente a los beneficios de Ryanair.

Si el aeropuerto no paga, Ryanair se marcha

En algunos casos, las subvenciones netas alcanzaban los 32 euros por pasajero, como es el caso de Rodez, un aeropuerto francés con el que Ryanair se embolsó como mínimo 3,2 millones de euros entre 2004 y 2006 con sólo tres vuelos por ruta a la semana. En el de Beauvais (París para Ryanair), con mucho más tráfico, la subvención por pasajero entre 2001 y 2006 fue sólo de 9 euros, pero la ayuda total llegó en cualquier caso a 28,6 millones de euros. Algunos aeropuertos apenas pueden hacer frente a estas subvenciones.

En Bergerac, Ryanair ganó 2,3 millones de euros en subvenciones, en un aeropuerto que necesita ayudas anuales del gobierno local de 500.000 euros para evitar la quiebra. El consejo general de Charentes, que opera el Aeropuerto de Angoulême, acordó en 2008 pagar a Ryanair casi 1 millón de euros en tres pagos anuales, pero cuando estaba recaudando los 225.000 euros finales que debía pagar ese año, Ryanair le pidió otros 175.000 euros. Si se negaban, retirarían sus servicios. Otros aeropuertos han informado de tácticas similares de Ryanair no sólo para seguir cobrando las subvenciones, sino para aumentarlas.

Actualmente, los aeropuertos que se niegan a pagar, ven cómo los servicios de Ryanair se cancelan de repente y se inician días más tarde en un aeropuerto cercano. Ryanair puede hacerlo, ya que no existen límites en las subvenciones que puede demandar una empresa en cualquier región, ni ninguna obligación de volver a pagarlas cuando se retira un servicio.

Los círculos del transporte aéreo, alarmados

Los esfuerzos para limitar la compra de subvenciones sufrieron un gran revés cuando, en 2008, Ryanair ganó una apelación contra una decisión de la Comisión Europea en la que se dictaba que las subvenciones de las que disfrutaba en Charleroi (Bruselas para Ryanair) eran ilegales. La compañía aérea insiste en que esto significa que el resto de servicios subvencionados son, por defecto, también legales. Pero fuentes internas de la Comisión alegan que la resolución sobre Charleroi fue rechazada, más que por dar la razón a las demandas de subvenciones de Ryanair, por los graves errores de procedimiento.

Hasta la formación de la nueva Comisión Europea esta primavera, la Dirección de Transporte se encargaba de las cuestiones sobre competencia y de ayuda estatal a las compañías aéreas. Se espera que se produzcan cambios cuando el comisario europeo de Competencia asuma la autoridad sobre todas las quejas de competencia y ayudas estatales, independientemente del sector. Según fuentes internas de Lufthansa, esto significa que las aproximadamente seis quejas existentes sobre las subvenciones a Ryanair se despacharán rápidamente y se harán públicas las decisiones.

Mientras, entre las diferentes compañías aéreas corre el alarmante rumor de que Ryanair piensa nombrar a Charlie McCreevy miembro de su junta directiva. Como antiguo comisario de la UE de mercados internos, posee un conocimiento casi sin rival sobre el funcionamiento la economía de Europa. Podría ocupar una posición privilegiada para plantear estrategias que mantuvieran su régimen de subvenciones. La Comisión, tras realizar una investigación, dio luz verde al nombramiento el 5 de mayo.

Factual or translation error? Tell us.