Elecciones catalanas: La victoria del statu quo

26 noviembre 2012
La Vanguardia Barcelona

Las elecciones autonómicas anticipadas del 25 de noviembre reflejan una retroceso en el partido de Artur Mas, el presidente de la Generalitat de Cataluña, que esperaba obtener una mayoría absoluta para revalidar su proyecto de organizar un referéndum sobre la independencia. Un resultado que refuerza el orden establecido.

Las elecciones catalanas las ha ganado España. Para decirlo de una manera más ortodoxa y más precisa, las ha ganado el statu quo español. Las ha ganado el orden vigente, a su vez sumergido en un creciente desorden. Ha ganado el orden establecido español por un largo, largo, largo, periodo histórico. Costará entenderlo, costará aceptarlo, costará digerirlo en amplios sectores de la sociedad catalanista, que siguen conformando una clara mayoría social –una mayoría sentimental– pero la frialdad de la relación de fuerzas se irá imponiendo a medida que pasen los días, las semanas y los meses. El Partido Alfa de las clases medias españolas, pese a las gravísimas dificultades que le plantea la crisis, sigue manteniendo el control del tablero.

Es verdad, hay una mayoría soberanista en el nuevo Parlament, de la que puede salir en las próximas semanas una coalición de gobierno de signo nacionalista. CiU y ERC suman 71 diputados, más que suficientes para pactar un ejecutivo estable, con la celebración de la consulta soberanista como punto central de su programa. Y CiU, pese al trallazo que ha sufrido, cuenta con la ventaja táctica de poder explorar otra mayoría de gobierno con los socialistas (sumarían 70 diputados). Incluso podría negociar el apoyo del PP para algunas cuestiones (ambos partidos dan 69 escaños). Cualquier fórmula de gobierno pasa por Convergència i Unió y en caso de estrangulamiento parlamentario cabría la posibilidad de nuevas elecciones en un periodo medio de tiempo.

Para leer el artículo completo La Vanguardia.

Factual or translation error? Tell us.