Elecciones alemanas 2013: Rombo con las manos versus “peineta”

Angela Merkel y su rival del SPD, Peer Steinbrück, dejan que los gestos hablen por sí solos.
Angela Merkel y su rival del SPD, Peer Steinbrück, dejan que los gestos hablen por sí solos.
16 septiembre 2013 – Der Spiegel (Hamburgo)

En la fase final de la campaña electoral alemana, los gestos transmiten más que las palabras. La “peineta” de Peer Steinbrück aumenta aún más la distancia que le separa de una canciller con un gran autocontrol.

Ahora él también tiene su gesto distintivo. Un gesto que se recuerda rápidamente, que funciona sin palabras y que todo el mundo conoce. Queda por saber si Peer Steinbrück se ha hecho o no un favor al inmortalizarse haciendo una “peineta”. En cualquier caso ha conseguido algo: justo antes de las elecciones legislativas, es el tema de todas las conversaciones, un día después de que se publicara esta imagen en la portada de una revista que divide a la república federal.

A Angela Merkel se la asocia con un gesto muy concreto: la curiosa forma que tiene de unir las manos formando un rombo [sobre el vientre] cuando está de pie. Hubo un tiempo en el que el "Merkel-Raute" (el rombo de Merkel) fue objeto de muchas parodias. Hoy, sus expertos en estrategia en la campaña la presentan en carteles de formato XXL y en sudaderas para intentar transmitir la imagen de una canciller sólida, fiable y con determinación.

En comparación, la “peineta” de Peer Steinbrück es pura provocación. Es cierto que la imagen es de hace ya unas semanas. Pero el candidato a la cancillería sabía que se publicaría hoy. Por lo tanto, este gesto con el dedo tiene el valor de un comunicado y aumenta aún más el abismo que le separa de una canciller fría y dueña de sí misma. Y hace más patentes que nunca las diferencias en la puesta en escena de los dos rivales en la recta final antes de las elecciones legislativas.

1. El significado de los dos gestos

Últimamente, la canciller parece no hacer tanto su “rombo”. Sin embargo, el gesto lleva mucho tiempo llamando la atención, aunque no se observara habitualmente. Angela Merkel quita importancia al significado de esta postura: "Presenta una cierta simetría", confesó un día. Sin embargo, parecería que la canciller realmente sí le da importancia a sus manos, ya que aparecen en carteles del tamaño de un campo de tenis.

Para algunos, este gesto es un soplo de oxígeno, mientras que para otros es la transgresión de un tabú

En cambio, el gesto de Peer Steinbrück no se puede presentar en un cartel. En este caso, el objetivo es dar un golpe mediático cuya repercusión dure un cierto tiempo. La imagen ha desencadenado un debate sobre si los políticos deberían mantener un perfil neutro y dónde se sitúa el límite en materia de mal gusto. Para algunos, este gesto es un soplo de oxígeno, mientras que para otros es la transgresión de un tabú.

Puede que nos sorprenda que la mitad de Alemania debata sobre una “peineta” o que los más bromistas no tengan otra cosa mejor que hacer que difundir por Internet parodias del "Merkel-Raute". Sin embargo, no hay que subestimar la importancia del lenguaje visual. Cuando se debaten asuntos y posturas en los duelos en televisión o en la arena política, los símbolos cobran una gran importancia. Porque el 22 de septiembre, los electores indecisos se dejarán guiar por su intuición. Solemos acordarnos de los gestos y menos de los argumentos sobre los regímenes de las pensiones.

2. La imagen que quieren transmitir

En la recta final de la campaña, el SPD apuesta por un cartel al estilo de Barack Obama, en el que Peer Steinbrück sonríe ante una marea humana cubierta de banderas rojas [el color del partido]. En Facebook, su equipo ha publicado una multitud de fotos del candidato a la cancillería que se pueden descargar. Peer Steinbrück delante de un puesto de kebabs, Peer Steinbrück flanqueado por una paloma de la paz, Peer Steinbrück con un sombrero mientras pasea. En el sitio web del SPD, una foto le muestra a sus anchas en medio de un grupo de mujeres.

La CDU se centra en su cabeza de cartel. Y normalmente no se desvía de su imagen habitual. Una imagen de campaña, publicada en Internet por un diario regional, muestra a una canciller con la actitud de un boxeador, con cierto aire travieso. Este tipo de gracia es una excepción. La canciller apuesta por la seguridad.

3. El mensaje que pretenden inculcar

Un discurso claro y directo frente a la canciller del consenso: esa es la estrategia del SPD. Si Angela Merkel dice: "Muchos sueldos son simplemente desmesurados", Peer Steinbrück contesta: "En cuanto llegue a la cancillería, haré que se vote de inmediato el salario mínimo legal de 8,50 euros [la hora]".

La ponderación contra la vehemencia: "Lo correcto no siempre es lo que pide el que grita más fuerte", afirma la canciller en el anuncio de campaña de la CDU. Por su parte, los estrategas de Peer Steinbrück han utilizado una frase que pronunció en una entrevista en primavera: "Digo lo que pienso y hago lo que digo".

4. El resultado: fallos en la puesta en escena

Con fórmulas del tipo "Lo examinaremos en detalle", Angela Merkel no causa una gran sensación. En lo relativo a la estética de su campaña, se mantiene constantemente en su zona de confort, sin correr ningún riesgo. Pero este control total no es viable a largo plazo. Cuando, por ejemplo, se le pregunta su opinión sobre el matrimonio homosexual, titubea, en directo y ante todos los alemanes.

Además, su “peineta” demuestra que Peer Steinbrück no tiene muy claro quién quiere ser

Las innumerables exigencias de Peer Steinbrück del tipo "Quiero esto y aquello" parecen desmesuradas. Aunque saliera vencedor del escrutinio, un Gobierno no es la criatura de un solo hombre. Además, su “peineta” demuestra que Peer Steinbrück no tiene muy claro quién quiere ser. Últimamente había intentado ganarse la simpatía de los electores, en los carteles, en los mítines y ante las cámaras. Peer Steinbrück y su gesto no concuerdan en absoluto con esta estrategia de simpatía y encanto y corren el riesgo de desconcertar a muchos electores.

Factual or translation error? Tell us.