Energías renovables: El modelo de Feldheim

13 diciembre 2013
Neue Zürcher Zeitung Zurich

"Pueblo autónomo en energía. Feldheim, comuna de Treuenbrietzen"
"Pueblo autónomo en energía. Feldheim, comuna de Treuenbrietzen"

Esta población cerca de Berlín es el único lugar de Alemania totalmente autónomo desde el punto de vista del abastecimiento energético. Gracias a los aerogeneradores instalados en sus jardines y a una red independiente, los habitantes pagan la electricidad a un precio mínimo. Un ejemplo que atrae a los ecologistas de todo el mundo.

Petra Richter no necesita largos discursos para explicar la historia de éxito con la que su comunidad goza de fama internacional. El proyecto llegó en el momento justo, resume la alcaldesa de Feldheim. Esta pequeña localidad al suroeste de Berlín es la primera y hasta ahora la única población de Alemania energéticamente autónoma. El resultado es que cada año llegan 3.000 visitantes de todo el mundo hasta esta pequeña población brandeburguesa de 130 habitantes que, a pesar de su situación, a 150 metros de altitud, no es fácil de encontrar.

Todos se realizó progresivamente, comenta Petra Richter. Los cuatro primeros aerogeneradores llegaron en 1997. Hoy cuentan con 43, que producen cada año 140.000 megavatios por hora. Con estas fuentes de energía renovable ante sus ojos, la cooperativa agrícola local acabó planteándose la construcción de una central de biogás. Sus representantes se reunieron con el promotor del parque eólico, Michael Rascheman, y le pidieron que les presentara un proyecto.

Éste calculó que con los 4,3 millones de kilovatios/hora que produciría la central de biogás en forma de calor, no sólo era posible calentar las pocilgas y las oficinas de la cooperativa, sino todo el pueblo. Por entonces, muchos aún utilizaban como calefacción estufas de madera. En otros hogares, las primeras calefacciones centrales instaladas tras la caída del Muro ya no funcionaban. Tenían muchas ganas de probar algo nuevo, recuerda Petra Richter: "Casi todos se mostraron entusiasmados desde el principio".

Financiación gracias a la UE

Tras algunas reuniones públicas, decidieron fundar la empresa Feldheim Energie GmbH & Co. KG, que no sólo se encarga de gestionar la red de calefacción centralizada que aporta un confortable calor a todos los hogares de Feldheim, sino también de distribuir la electricidad producida por los aerogeneradores situados a un paso de sus puertas. Pero no fue una tarea sencilla. Porque E.on-Edis, la empresa propietaria de la red eléctrica local, se negaba a poner a su disposición sus líneas. Por lo tanto, fue necesario construir nuevas líneas. Y esto ha producido una situación inédita: las casas de Feldheim actualmente están conectadas a dos líneas eléctricas, de las cuales una está cortada.

La empresa Feldheim Energie tenía que encontrar 400.000 euros para financiar la nueva red, pero la aportación de los socios bastó para cubrir esta suma. Sólo podían ser miembros los propietarios de los terrenos de la población, así como las empresas locales, la iglesia, la empresa que abastece el agua y la población de Treuenbrietzen, a la que está unida Feldheim. Su aportación asciende a 3.000 euros por la electricidad y la calefacción, o bien la mitad para los que reciben sólo una de las dos fuentes de energía.

Casi todos los habitantes se comprometieron a realizar su aportación durante diez años. No se llegó a convencer únicamente a dos de cuarenta hogares

La financiación de la construcción de la red eléctrica era una formalidad en comparación con los 1,7 millones de euros que costó la red de calefacción centralizada. Y si los habitantes de Feldheim lograron financiarlo, fue gracias a la Unión Europea y a la región de Brandeburgo, que apoyaron el proyecto con hasta el 50% del coste. Para pagar el resto, la empresa Feldheim Energie solicitó un crédito a 15 años, cuyo pago se está realizando según lo previsto. Casi todos los habitantes se comprometieron a realizar su aportación durante diez años. No se llegó a convencer únicamente a dos de cuarenta hogares. A los 38 particulares, hay que añadir la cooperativa agrícola, el Ayuntamiento, la empresa de abastecimiento de agua y la iglesia. Treinta y cinco hogares están conectados a la red de calefacción de tres kilómetros de longitud. Los demás se calientan mediante geotermia. Los que eligieron las redes alternativas ya han registrado grandes ahorros. El sistema de calefacción comenzó a funcionar en 2009. Un año más tarde, ya estaban operativos los aerogeneradores. Mientras que el precio medio del kilovatio/hora se eleva a 28 céntimos en Alemania, los habitantes de Feldheim, que se abastecen directamente del productor, tan sólo pagan 16,6 céntimos. Pero esta tarifa inusualmente baja sólo es posible gracias a una cláusula especial de la regulación de la tasa de acceso. Sólo una fracción de la corriente producida abastece a Feldheim, alrededor del 0,5%, explica Werner Frohwitter, portavoz del proveedor. El resto se dirige a la red pública. En cuanto a la tarifa de calefacción, es un 10% más baja en Feldheim que en el resto del país.

Ecoturistas de todo el mundo

Hace tiempo que Feldheim es una población modelo en materia de energía respetuosa con el medio ambiente. En 2009, además de la central de biogás, la población se dotó de una caldera de astillas de madera, con la que se conserva un calor agradable en las viejas Vierseithöfen [granjas dispuestas en cuadrado, alrededor de un patio interior] los días de más frío. En 2010, Feldheim fue nombrada "población bioenergética". La población destinó el dinero del premio a desarrollar sus energías renovables. Las energías verdes también han aportado otras ventajas económicas nada desdeñables a la pequeña comunidad. Es cierto que la agricultura aún es la actividad dominante y constituye un medio de vida para 30 personas. Pero la empresa EQ-SYS, que fabrica componentes metálicos para los paneles fotovoltaicos, ha creado en el lugar 21 puestos de trabajo.

Cada año llegan hasta esta población ecoturistas de todo el mundo y se alojan en el único albergue que hay. Pero el Foro de Energías Renovables de Feldheim lo está convirtiendo en un centro de investigación y formación. La asociación propone visitas guiadas por el pueblo ecológico en alemán, inglés, español y francés. Aún no se ofrecen recorridos en japonés, aunque muchos japoneses visitan Feldheim, sobre todo después de la catástrofe de Fukushima.

Factual or translation error? Tell us.