Tras las elecciones legislativas en Portugal: Una nueva izquierda emerge en Europa

16 octubre 2015
France Inter París

El resultado de las elecciones del 4 de octubre confirma una tendencia de fondo en el seno de la izquierda europea: la afirmación de partidos tan hostiles a las políticas de austeridad como europeístas.

Para Portugal, la alternativa era clara. O la saliente coalición de derecha lograba aliarse con los socialistas después de perder el 4 de octubre la mayoría absoluta, o los socialistas abrían una nueva página política en Lisboa, acercándose al Bloque de Izquierda para gobernar a esta nueva izquierda portuguesa próxima a Syriza y a Podemos.

Hasta hace pocos días, nadie habría apostado por esta segunda hipótesis. Los socialistas portugueses parecían destinados a formar una gran coalición con la derecha, como existen ya varias de este tipo en la Unión y en particular en Alemania. Estaba casi escrito, pero ahora, después de largas consultas con el Bloque de Izquierda, el líder de los socialistas, Antonio Costa, anunció que había llegado a "puntos de convergencia" con dicho bloque.

"Nuestra preocupación central", añadió, "es lograr una solución estable, creíble y coherente que exprese la voluntad de la mayoría de los portugueses y la satisfacción de las necesidades del país (que son) defender los servicios públicos, pasar la página de la austeridad y el respeto a los compromisos internacionales de Portugal".

La nueva izquierda, por su parte, presenta las cosas como ya hechas. "Este es el fin del Gobierno Coelho", dijo su portavoz, explicando que el primer ministro saliente ya no tiene una mayoría en el Parlamento y que no habría otra solución que no pueda ser la "alternativa que el país necesita". La nueva izquierda está, en otras palabras, más que dispuesta para gobernar con los socialistas y, que esto se lleve a cabo o no, esta única posibilidad, el hecho de que sea considerada como una posibilidad seri, refleja la amplitud y profundidad de los acontecimientos políticos en curso en Europa.

En un año, la Unión ha asistido sucesivamente a la aparición de Podemos que se ha inscrito sólidamente dentro del panorama político español, aunque este movimiento se haya ahora estancado en las encuestas. Luego fue la victoria de Syriza y su confirmación por los votantes griegos el mes pasado. En paralelo, los militantes y simpatizantes del Partido Laborista británico y simpatizantes han puesto a su cabeza a un hombre, Jeremy Corbyn, que es partidario declarado de las inversiones colectivas y de la redistribución de la riqueza a través de los impuestos y es ahora la nueva izquierda portuguesa la que podría – en condicional, vamos a ver – acceder a los puestos de mando.

Una nueva izquierda europea se está ahora afirmando, tan hostil a toda idea de salida de la Unión como a las políticas económicas impuestas por la derecha europea, actualmente mayoritaria en los gobiernos de los Veintiocho. Una escena política paneuropea que se llena de vida y los debates que augura este despertar son la mejor de las cosas posibles para la reactivación y consolidación de la Unión.

Factual or translation error? Tell us.