Entrevista con Mateusz Kijowski: “En Polonia, se han creado herramientas para preparar un Estado totalitario”

Mateusk Kijowski durante una manifestación en Varsovia, el 13 de marzo de 2016.
Mateusk Kijowski durante una manifestación en Varsovia, el 13 de marzo de 2016.
26 octubre 2016 – VoxEurop

Desde su ascensión al poder, el partido Derecho y Justicia degrada los fundamentos del Estado de derecho, estima Mateusz Kijowski, presidente del Comité de Defensa de la Democracia (KOD), al origen de las protestas antigubernamentales y pro-europeas de los últimos meses y que acaba de obtener el Premio del Ciudadano de la Unión Europea otorgado por el Parlamento Europeo.

VoxEurop: ¿Cómo nació el Comité de Defensa de la Democracia (KOD)?

Mateusz Kijowski: Por casualidad, incluso si la necesidad era clamorosa. [El opositor al régimen en la época comunista] Krzysztof Łoziński escribió un artículo [titulado “hay que fundar un Comité de Defensa Democrática” en referencia al Comité de Defensa de los Trabajadores (KOR) creado en 1976]. Yo lo compartí al día siguiente en Facebook. Esta publicación suscitó gran interés. Cuando Danuta, la esposa de Jacek Kuroń – uno de los fundadores del KOR – pulsó “me gusta”, hice un grupo en el que se podría discutir acerca de los temas abordados en el texto.

Se podía leer en el artículo que la situación era difícil, parecida a aquella de los años 1970 y que los valores fundamentales estaban en peligro. Hay que actuar, como en la época del KOR – de forma transparente, pero oponiéndose con firmeza. El autor menciona tres vías: la supervisión de los dirigentes y de las manifestaciones; la educación; y la ayuda acordada a aquellos que han sufrido el “buen cambio” [anunciado por el partido Derecho y Justicia (PiS) al momento de tomar el poder].

¿Qué pasó después?

En tres días, 30.000 personas se habían inscrito al grupo de Facebook. Querían formar una organización y exigían que se saliera a las calles y que fuéramos activos en el mundo real. Muchos emprendedores propusieron sus servicios – impresión de panfletos, transporte – gratuitamente. El 3 de diciembre, se organizó una primera manifestación frente al Tribunal Constitucional. Nueve días más tarde se llevó a cabo la primera marcha que agrupaba a todos los partidos de oposición – los tres presentes en el Parlamento y las formaciones de izquierda que no superaron el mínimo electoral –.

Nosotros esperábamos a algunos miles de personas, pero al final fueron no menos de 70.000 manifestantes los que vinieron. Estamos realmente sorprendidos. Y de esa forma comenzó todo.

¿Quiénes son los simpatizantes del KOD y cuál es la repercusión en los medios de comunicación?

Son simples ciudadanos. Al principio, solo nos apoyaban por Facebook, pero con el tiempo, también salieron a desfilar a las calles. Estamos activos en diferentes plataformas, en diferentes lugares y de diferentes maneras. Publicamos boletines, y animamos sitios de Internet. Nos apoya una radio de Internet.

Los medios de comunicación clásicos se interesaron inmediatamente en lo que hacíamos. No era habitual ver a tantas personas movilizarse y comprometerse tan rápidamente. Y gracias a las redes sociales. Normalmente, cuando alguien crea un evento en Facebook, solo 10% de los internautas inscritos asisten verdaderamente. Con nosotros fue lo contrario. Fue un verdadero fenómeno. Estas manifestaciones habían tenido un alcance fuera de lo común. La segunda gran manifestación tuvo lugar el 19 de diciembre en más de 20 ciudades de Polonia. La siguiente, focalizada en la defensa de los medios de comunicación libres, tuvo lugar el 9 de enero.

¿Qué continuidad hay para el movimiento?

Estamos poniendo en marcha estructuras a las que tratamos de rodear de instituciones para volver el movimiento más eficaz. Queremos ser operacionales a un plazo más largo porque las acciones espontáneas no son suficientes más que al principio. Por lo que creamos una asociación. Medios de comunicación aparecieron alrededor del KOD – sobresaliendo el sitio de información koduj24.pl y oko.press, un sitio de periodismo de investigación comparable a Wikileaks, que permite transmitir información de manera anónima –. Esta información es entonces verificada por periodistas que se inspiran para escribir artículos. Es así como aprendimos quienes son los consejeros del ministro de Defensa Antoni Macierewicz. Y a final de cuentas se trata de ciudadanos ordinarios, sin ningún mérito ni conocimiento de asuntos militares, quienes se pusieron a aconsejar a este miembro del Gobierno.

¿Tiene un grupo de expertos que les permita dar dirección al movimiento?

Władysław Frasyniuk, uno de los líderes de Solidarność, y Radosław Markowski, el más eminente de los politólogos y sociólogos polacos, lanzaron el grupo de reflexión “Democracia del siglo XXI”, que se especializa en el estudio de las elecciones, de la democracia, y, de los mecanismos que rigen al Estado y a los partidos. El grupo de expertos colabora activamente con los representantes de nuestra región, es decir, húngaros, checos y eslovacos, pero también alemanes, franceses, ingleses y estadounidenses. El grupo debe darle las bases intelectuales al movimiento, sugerirle un discurso, explicar la realidad de una manera diferente a la del partido en el poder. El objetivo era no solo reaccionar a las salidas del PiS, sino también proponer ideas.

¿La democracia está realmente amenazada en Polonia?, Si ese es el caso, ¿por qué?

De hecho, ya no hay más democracia. Las leyes votadas por la mayoría parlamentaria ya nos han despojado de una parte de nuestros derechos civiles. Los ciudadanos pueden ser vigilados sin control judicial. El ministerio fiscal está totalmente sometido al poder político. La función pública ha sido desmontada para el beneficio de los emisarios del partido. La nueva ley sobre el mercado inmobiliario agrícola pone en duda el derecho de la propiedad. En efecto, los agricultores prácticamente ya no pueden vender sus tierras a nadie. No pueden contratar créditos por que los bancos ya no quieren otorgárselos contra la hipoteca de las tierras, porque de todas maneras los bancos no pueden convertirse en propietarios de las tierras.

Se han creado numerosas herramientas que preparan la instauración de un Estado totalitario. Nosotros podemos alegrarnos del hecho de que no hay prisioneros políticos y que nadie nos dispara en la calle, pero los derechos cívicos no dependen más de las garantías legales y constitucionales sino de la buena voluntad de los funcionarios y de los políticos.

¿Piensa que la voz del KOD pueda ser escuchada en Europa?

Con frecuencia tengo conversaciones con los medios de comunicación y con los dirigentes de Europa, pero también del resto del mundo (especialmente de los Estados Unidos y Japón). Incluso si efectivamente son los periodistas europeos los que se interesan más respecto a Polonia. Creo que nuestra voz es escuchada. Y sobre todo, nuestros contactos con políticos extranjeros nos muestran que ellos están al tanto de lo que pasa en Polonia. Representantes de la UE nos han dicho que nuestras manifestaciones los habían impresionado.

Nos hemos hecho notar, y eso tiene una gran importancia para nosotros porque contamos con el apoyo de nuestros amigos de la comunidad europea. Tenemos valores, reglas y objetivos comunes, a pesar de que el Gobierno polaco quiera interponerse entre los ciudadanos europeos y la UE.

Pero ¿los valores polacos son realmente los mismos que los de Europa? ¿Acaso no demostraron las elecciones de 2015 que los polacos eran más conservadores?

No hubo un cambio de opinión importante al seno de la sociedad. La población estaba más bien cansada del Gobierno anterior, el de la Plataforma Cívica (PO) [entre 2007 y 2015]. Eso me recuerda un dibujo satírico: se ve a un hombre echado en el sillón, su mujer le pregunta si puede ir a tirar la basura y él le contesta que es imposible porque está cansado del Gobierno de PO. La gente se decía a sí misma que había que cambiar algo. Esa atmósfera era alimentada por la oposición y por gente que quería aprovecharse del descontento generalizado. Si un Gobierno está en el poder desde hace ocho años, la población generalmente elige el cambio, incluso si la política del ejecutivo es eficaz.

Sea como fuere, nuestra sociedad es muy pro-europea. Las personas se identifican con los valores de Europa. Los sondeos nos muestran que más de 80% de los polacos están satisfechos de pertenecer a la UE. Me parece que esta cifra es inferior en los otros Estados miembros. Los funcionarios europeos nos han dicho en Bruselas que estaban impresionados por nuestra marcha europea del mes de mayo. Casi 250.000 personas habían participado a esta manifestación entonando “estamos y permaneceremos en Europa” y exhibiendo banderas de la UE.

¿Cómo explica entonces que el PiS haya ganado las elecciones de 2015?

No es el PiS que ganó el escrutinio, fueron las demás formaciones políticas quienes lo perdieron. No hubo un viraje conservador dramático. Solo 18% de los ciudadanos que gozaban del derecho al voto han votado por ese partido, o sea 37% de los votantes.

Muchos otros factores han contribuido a darle una mayoría absoluta. Los electores podían escoger entre dos listas de izquierda que no obtuvieron el mínimo electoral [de 5% para los partidos y de 8% para las coaliciones], mientras que ellas habían obtenido juntas más de 10% de las voces. Si esas listas hubieran hecho frente común, habrían obtenido algunas decenas de escaños. El PiS no hubiera obtenido la mayoría y hubiera sido obligado a entrar en una coalición. Hubiéramos tenido una situación diametralmente opuesta.

¿Qué rol tiene que jugar Polonia en la Europa de hoy?

Polonia es uno de los Estados miembros más grandes de la UE y, tras la salida del Reino Unido, constituirá el quinto país más poblado. Su rol tendría que ser el reflejo de su importancia demográfica. Pero lo que cuenta, no son los derechos de Polonia, sino la misión que debe cumplir. Nuestro arraigo a la integración europea debería ser contagioso para que las otras naciones construyan la comunidad con entusiasmo y defiendan sus valores.

Nosotros deberíamos enfatizar valores tales como la apertura, la tolerancia, la aceptación del multiculturalismo y la cooperación que reposa sobre un mercado laboral y de capitales común. Ahondar en la integración es, según yo, el camino a seguir.

¿Polonia debería actuar a través del grupo de Visegrado?

No creo que el grupo de Visegrado pueda jugar un rol importante en el contexto actual. [El presidente del partido en el poder, Jarosław] Kaczyński y [el primer ministro húngaro Viktor] Orbán se pusieron, por supuesto, de acuerdo en el hecho de que ellos iban a ser solidarios sin importar lo que sucediera, pero los eslovacos y los checos inmediatamente guardaron distancia. Nuestros caminos se separaron. Asimismo, conviene señalar que mientras que el Gobierno húngaro beneficie de un poder popular fuerte, el PiS corre el riesgo de perder el poder rápidamente. La colaboración entre Kaczyński y Orbán podría ser muy corta. Estoy convencido de que Polonia recuperará la cordura y que nuestros socios del grupo de Visegrado querrán entonces renovar lazos más fuertes para apoyarnos mutuamente en el papel de subregión.

¿Cuál debería ser la posición de Polonia acerca de la crisis migratoria?

El asunto de los refugiados es esencial para la UE en éste momento. Como Estado miembro, Polonia deber asumir sus responsabilidades y participar a la resolución del problema. La política actual del Gobierno es incomprensible, por no decir escandalosa. Nosotros formamos parte de la comunidad para resolver problemas comunes. Algunos estiman que el problema es solamente de Grecia y de Italia, pero la verdad es completamente diferente. Imaginemos que cientos de miles de refugiados ucranianos comienzan a fluir hacia Polonia. ¿Aceptaríamos que la UE nos dijera que el problema es solo nuestro? Por supuesto que no, porque habría que resolverlo de forma conjunta.

¿Cómo hacer que evolucione la opinión pública en Polonia?

Considero que Polonia debería invertir en la educación de los ciudadanos. La ignorancia de un gran número de polacos es la razón de la actitud negativa hacia los refugiados. El partido en el poder ha hecho esfuerzos considerables para suscitar tales inquietudes. Es un enfoque xenófobo. Kaczyński ha incluso declarado que los refugiados transportaban bacterias contra las que ellos son inmunes, pero que para nosotros serían fatales. Es una teoría chiflada.

Además los polacos deben que entender que tener que abandonar su país natal nunca es placentero. Esas personas se van de su país porque ya no pueden vivir allí. Vale la pena comprometerse en la escena internacional participando a la resolución de conflictos. Conviene encontrar una forma de ayudarles antes de que se vayan de su patria. Pero si en verdad tienen que venir, hay que ocuparse de ellos. Tenemos que estar conscientes del hecho de que los flujos migratorios van a intensificarse, no solo por causa de los cambios climáticos. Si nos preparamos rápidamente, podríamos acogerlos de mejor manera.

Este artículo es publicado en colaboración con Alternatives économiques

Translated by Raúl Durán Bravo

Factual or translation error? Tell us.