Francia: Viento de pánico sobre François Hollande

3 septiembre 2012 – Presseurop Marianne, Libération, Le Figaro, L'Express
Marianne, 1 septiembre 2012

“Hollande múevete, hay fuego", se alarma el semanario Marianne, mientras que Libération parafrasea el eslógan de campaña del presidente francés ("El cambio es ahora"): "Para Hollande, el cambio es algo urgente". Un sentimiento compartido por una gran parte de la prensa francesa, a la vuelta de las vacaciones del Gobierno socialista en el poder desde el mes de mayo.

El primer ministro Jean-Marc Aurault ha reconocido la gravedad de la situación, al tiempo que afirma que "no será el primer ministro del giro a la austeridad". Una posición difícilmente defendible, estimaLe Figaro: "Esfuerzos sin austeridad: la ecuación gubernamental se acerca al alto voltaje..."

Libération, por su parte, se pregunta:

Cuando las circunstancias y los hechos se aceleran por sí solos [...] cuando la crisis económica y social se profundiza a un ritmo cada vez más preocupante, ¿qué se puede hacer? ¿ponerse a la altura o contemporizar? [...] La loca semana vivida por el Eliseo, Matignon y el Gobierno [...] subraya que el concepto de "presidencia normal" no sobrevivirá a esta primera crisis política

El semanario L'Express, quetitula de manera provocadora con "Los 'cornudos' de Hollande", recuerda las expectativas frustradas, afirmando que "François Hollande y sus electores han contraído un matrimonio de razones conocidas, pero que no impide ni el sentimiento ni el resentimiento".

Algunos acuden al engaño....a título preventivo. Otros se dan cuenta de que la pureza de las promesas se ensucia cuando se enfrenta a la realidad. Y finalmente, están los que tienen buenas razones para quejarse: todos aquellos que creían que François Hollande iba a renegociar el pacto fiscal europeo [deberá ser ratificado por el Parlamento este otoño]. En nombre del compromiso para volver al equilibrio de las finanzas públicas, se arriesga a alimentar al contingente más grande de 'cornudos': el de los contribuyentes. Cada vez le resultará más complicado que únicamente los ricos sean los que se sacrifiquen.