Grecia: Una cuenta atrás caótica hacia la ayuda o la quiebra

2 noviembre 2012 – Presseurop Ta Nea, To Ethnos, To Vima
Ta Nea, 2 noviembre 2012

"La guerra de los seis días ha empezado", titula Ta Nea haciendo referencia al plazo que queda para la próxima reunión del Eurogrupo, que podría celebrarse el 8 de noviembre para decidir el desembolso o no de 31.500 millones de euros a Grecia. Pero para obtener ese nuevo tramo de ayuda aportado por la UE, el BCE y el FMI, necesario par evitar la quiebra del país, el primer ministro, Antonis Samaras, debe conseguir que el Parlamento apruebe un nuevo plan de austeridad. Además, el 12 de noviembre, otra reunión del Eurogrupo debe discutir el retraso de dos años que pide Atenas para poner en orden las cuentas públicas.

De hecho, To Ethnos afirma que los diputados libran una "batalla cuerpo a cuerpo" por los 11.500 millones de recortes previstos por el Gobierno. Pero el diario explica que

las divergencias en el seno de la coalición entre los conservadores de Nueva Democracia, los socialistas del PASOK y el Partido de la izquierda democrática son cada vez más importantes. Las deserciones de diputados en el seno de esas dos últimas formaciones son cada vez más numerosas, lo que pondría en peligro la adopción de nuevas medidas de austeridad.

Esta situación no le sorprende al editorialista Pantelis Kapsis:

El Gobierno se formó en cuatro meses, y como siempre sucede en política, se corre el riesgo de que se descomponga. No por diferencias importantes, sino por pequeñas cosas.

La principal víctima de estas turbulencias podría ser el PASOK y su líder Evangelos Venizelos, considera To Vima, que manifiesta el hartazgo que está muy presente en la prensa griega:

En otoño de 2009, cuando Yorgos Papandreu llegó al poder con 10 puntos de ventaja [sobre su adversario de derecha Costas Karamanlis], decía "hay dinero". Unos meses más tarde, el país se puso bajo tutela internacional. No es algo que mucho quieran escuchar, pero Papandreu ha sentado las bases para reformar el país. Hoy, a la cabeza del PASOK se sitúa en su lugar Evangelos Venizelos y el partido histórico está en plena vorágine. Se cierra el círculo para este partido que está en proceso de extinción. Y nada podrá salvarlo, porque ningún país que abandona el escenario político lo hace con gloria y honor, si no, no lo harían. A Grecia no le afectará mucho si sobrevive o no. El país ya lo ha superado.