Offshore leaks: Liechtenstein y Portugal afectados por el escándalo

27 mayo 2013 – Presseurop Volksblatt, Expresso
Volksblatt, 27 mayo 2013

“Offshore Leaks: Liechtenstein presuntamente implicado en asuntos dudosos", titula Volksblatt, según el que "al menos 120 personas y empresas domiciliadas en el principado podrían estar implicados en paraísos fiscales".

Liechtenstein pensaba haber escapado a la "onda de choque" del escándalo internacional provocado por la publicación de la investigación periodística sobre los paraísos fiscales pero, según el diario de Vaduz, no ha sido el caso. Este 27 de mayo, el diario retoma de esta forma las informaciones publicadas la víspera en los diarios suizos

Sonntagszeitung y Le Matin Dimanche :

El Principado está tan presente como Francia en los Offshore Leaks, a pesar de su estrategia de dinero limpio decidida en 2009. Fiduciarios de Vaduz y Schaan han tenido como clientes a personas implicadas en grandes escándalos de fraude y de corrupción.

El SonntagsZeitung El estima en 30.000 millones de francos suizos (24.000 millones de euros) las sumas no declaradas que se guardan en las cajas fuertes del principado. Un cifra que no ha querido comentar el jefe de Gobierno de Liechtenstein, Adrian Hasler.

El escándalo también se propaga a Portugal: este fin de semana, Expresso ha revelado que al menos 22 personas – de las cuales cuatro están domiciliadas en Portugal- y 12 empresas offshore tienen algún tipo de relación con Portugal. El semanario añade que

el terremoto causado por Offshore Leaks ha tenido una consecuencia inmediata: poniendo la evasión y el fraude fiscal en lo más alto de la agenda de los líderes de los 27. Pero esto es un ámbito en el que las decisiones europeas se toman por unanimidad y algunos países tienen intereses diametralmente opuestos. Por tanto, las consecuencias prácticas no están a la altura de la indignación creada con la evaporación de miles de millones de euros en una Europa marcada por la política de austeridad parcialmente justificada por la ausencia de liquidez en las arcas públicas. Parece que se vislumbra un fin para el secreto bancario, pero el proceso será largo y los principales beneficiarios harán todo por ponerle obstáculos.