Consejo Europeo: El gran bazar del presupuesto de la UE

22 noviembre 2012
Presseurop
The Daily Telegraph, Público, El País & 4 otros

Los dirigentes de los Veintisiete se reúnen en Bruselas para asistir a un Consejo Europeo extraordinario que se centra en el presupuesto de la UE para los próximos años y se caracteriza por las amenazas de vetos de unos y otros. La prensa europea analiza los regateos que se están produciendo y los probables ganadores y perdedores.

La negociación se basa en el proyecto propuesto por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que prevé una reducción de 75.000 millones de euros sobre los 1.055 billiones previstos. Los “grandes” contribuyentes, empezando por Reino Unido, desean reducir su aportación, mientras que los “pequeños” temen que disminuyan sus preciados fondos de cohesión.

Según el editorial del Daily Telegraph:

The Daily Telegraph, Londres

Esta vez, Cameron (y, confiamos que también los líderes de los demás países cuyos contribuyentes están igualmente hartos del descarado despilfarro de la institución) está dispuesto a defender su postura y oponerse al presupuesto. Puesto que la UE está negociando un presupuesto para los próximos siete años, es la oportunidad perfecta para poner freno a la incontinencia fiscal de la Comisión, una ambición que deberían compartir aquellos a los que le preocupa que las amenazas de un veto pongan en peligro la posición a largo plazo de Gran Bretaña en la UE. Lo único que se está consiguiendo con la negativa arrogante de Bruselas a aprobar cualquier reducción de su inflada burocracia es que se fomente el sentimiento anti-europeo que tanto desean evitar los eurófilos.

Portugal llega a Bruselas con el temor de ver cómo sus fondos estructurales y sus ayudas a las regiones rurales se reducen 5.250 millones de euros entre 2014 y 2020. En Lisboa, el diario Público escribe que

Público, Lisboa

La aprobación de los presupuestos siempre ha resultado ser una tarea complicada, pero esta vez los intereses nacionales y las heridas abiertas por la crisis del euro, por no hablar de las diferencias de perspectivas sobre el futuro de la UE, hacen que el acuerdo sea una misión casi imposible. Si la Comisión Europea tuviera la fuerza política que ha demostrado en otras ocasiones, quizá sería aceptable para los países miembros un aumento del presupuesto del 5%. [...] Pero, teniendo en cuenta la relación de fuerzas actual, la propuesta de Barroso será anulada de inmediato por el presidente del Consejo Europeo e incluso rebatida por varios países que amenazarán con imponer su veto [...] La cacofonía se intensificará y Europa se acercará aún más al caos institucional.

El diario español El País comparte las mismas inquietudes, ya que los recortes llegan en el peor momento para Madrid:

El País, Madrid

Si prospera esta propuesta [de Van Rompuy], España podría perder 20.000 millones de euros en un momento en que está sumida en plena recesión y va a convertirse, por vez primera desde que ingresó en la UE, en contribuyente neto a las arcas comunitarias.

En Budapest, el diario conservador Magyar Nemzet expone con indignación lo siguiente:

Magyar Nemzet, Budapest

Que los recortes se realicen en detrimento de los países pobres y en beneficio de los Estados ricos es sencillamente escandaloso e inaceptable. Por lo tanto, el primer ministro húngaro Viktor Orbán ya se espera una bofetada, aunque no es ninguna sorpresa. Por razones misteriosas, Hungría es el Estado miembro al que Bruselas desea quitar más fondos.

“No te rajes, Europa”, titula el diario Gazeta Wyborcza, según el cual, la propuesta de reducción del presupuesto de la UE es positivo para Polonia y destaca que si los Veintisiete logran ponerse de acuerdo y no realizar más recortes, podría considerarse una victoria:

Gazeta Wyborcza, Varsovia

La propuesta de Van Rompuy es muy “alemana”. Los expertos de Berlín estiman que se pueden añadir entre 2.000 y 3.000 millones de euros de Francia y quitar a Polonia de 2.000 a 3.000 millones. Y el asunto quedaría zanjado. […] El problema es que el sentimiento euroescéptico, que se refuerza en una Europa castigada por la crisis, logra eclipsar los cálculos razonables.

Le Monde vuelve a hablar de los intereses nacionales que exponen las capitales europeas para defenderse de las diferentes opciones presupuestarias tratadas en Bruselas. En este caso, el diario escribe que se trata del “falso egoísmo de los europeos”, ya que detrás del “¡Devuélvanme mi dinero!” que recuerdan a la primera ministra británica Margaret Thatcher, se ocultaría una comedia bien trazada:

Le Monde, Paris

Este credo egoísta no se corresponde con la realidad del euro [...] Los europeos no quieren ser solidarios, pero al final lo son. Son como una pareja mayor, a la que le está prohibido divorciarse y se ve obligada a compartir la misma casa, pero en la que cada uno cuenta su dinero para mostrar su desconfianza.

En la misma línea, el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung estima que la situación está lejos de ser dramática: “El presupuesto de la UE se encuentra en su recta final”, afirma, aunque sigan existiendo divergencias:

Logo – Frankfurter Allgemeine Zeitung, Berlin

Se observan señales positivas procedentes de todas partes. Incluso los británicos, que habían amenazado con recurrir al veto, de repente alaban el compromiso presentado recientemente por Herman Van Rompuy. […] En vista de la crisis del euro, el temor a que un fracaso pueda perjudicar gravemente a la UE es claramente grande. […] La estrategia de la Comisión Europea estaba clara: no quería imponer a los grandes contribuyentes como Alemania unas exigencias excesivas. […] De este modo, Van Rompuy prevé compromisos de 973.000 millones de euros, una cifra que se acerca a los 960.000 exigidos por Alemania.