Tras el referéndum en Grecia: “La odisea no ha terminado”

6 julio 2015
VoxEurop
The Guardian, De Standaard, Gazeta Wyborcza & 4 otros

La clara victoria del "no" ("OXI" en griego) en el referéndum del domingo demuestra claramente que los griegos no quieren más la austeridad defendida por los acreedores internacionales y los socios de la zona del euro. Si, en términos generales, la prensa europea saluda este principio democrático, considera en todo caso que el acuerdo sobre un nuevo plan de ayuda es esencial.

En un editorial titulado "La odisea no ha terminado", el redactor-jefe de las páginas de economía del diario The Guardian, Larry Elliott advierte que los líderes de la eurozona han decidido imponer la austeridad en Grecia a pesar del "no" el domingo. "En resumen," dice Elliott, "se debe tratar de un poco menos de palo y un poco mas de zanahoria", aligerando la carga de la deuda. Incluso si los dirigentes llegan a un acuerdo, la crisis tendrá consecuencias inquietantes a largo plazo:

The Guardian, Londres

Grecia ha puesto de relieve las debilidades estructurales del euro, un enfoque uniforme que no es apropiado para países tan distintos. Una solución podría ser la creación de una unión fiscal junto con la unión monetaria. [...] Pero esto requeriría precisamente el tipo de solidaridad que ha estado notablemente ausente en las últimas semanas. El proyecto europeo está bloqueado.

El mensaje de los griegos es claro,escribe Sturtewagen Bart, redactor-jefe De Standaard. Después de una semana de bancos (casi por completo) cerrados y los grandes daños que esto ha causado a los negocios y la economía", una gran mayoría eligió inesperadamente asumir el riesgo de decir no al plan de ayudas de la UE y el FMI ". Incluso si el precio a pagar sea muy alto y las consecuencias serán un golpe terrible para la zona euro y la Unión Europea en su conjunto, Sturtewagen añade:

De Standaard, Bruselas

La tentación de no apoyar más a los griegos es perfectamente comprensible. Pero es de suma importancia que mantengamos la cabeza fría. Esta es la dialéctica del crimen y el castigo que nos trajo a esta situación desastrosa. Un enfoque que ha demostrado su inutilidad una y otra vez. La cuestión de una renegociación de la deuda ya no puede ser evitada. Incluso el FMI lo sabe. Si Tsipras realmente quiere hacer algo de su victoria, debe probar que su país no sólo quiere recibir el dinero, sino que debe cambiarse a sí mismo y cambiar su Gobierno. Votar 'no' ha sido provocador, pero pero por desgracia también ha sido la parte más fácil.

Atenas se encuentra al borde del Grexit después de un referéndum donde los griegos han rechazado los términos del plan de ayuda, pero "sigue habiendo una luz de esperanza para no volver al dracma" escribe Tomasz Bielecki en Gazeta Wyborcza. El editorialista insiste en que ahora le corresponde a París y Berlín decidir los siguientes pasos:

Gazeta Wyborcza, Varsovia

Una nueva ayuda a Grecia debe ser aceptada por los 18 países miembros de la zona euro y Alemania no es el más duro de ellos. De todos modos, si la canciller Angela Merkel hiciera un gesto hacia los griegos, debería calmar la ira de holandeses, españoles y lituanos, que están cansados ​​de la tozudez mostrada por los griegos. No es seguro que tendrá éxito, porque la tensión emocional es alta en ambos lados y la situación podría estar rápidamente fuera de control.

"La UE debe mitigar el daño causado por el Gobierno Tsipras, escribe Stefan Ulrich. La UE, dice, deberá proporcionar asistencia de emergencia; para cualquier nuevo programa importante de la ayuda, Grecia propondrá reformas o "el euro podrá perfectamente prescindir de ellos." Y describe el referéndum como un "no al compromiso":

Süddeutsche Zeitung, Munich

Los griegos no son solamente un pueblo en el seno de la zona euro. Pueden decidir de manera soberana su destino. Pero no pueden dictar nada a otros pueblos y a sus gobiernos. Y sobre todo no pueden imponer a otros países del euro que les proporcionen miles de millones de euros sin condiciones.

Teniendo en cuenta el resultado del referéndum, El editorialista Peter Schutz en SME se muestra escéptico sobre la posibilidad de un acuerdo y predice un futuro trágico para el país. El 5 de julio entrará en la historia junto con el 11 de septiembre o Lehman Brothers. La negativa de los griegos del programa facilitado por los acreedores es el comienzo de una nueva historia de Grecia, de la zona euro e incluso de la Unión Europea, sostiene Peter Schuster, director del diario liberal. En su opinión, Grecia podría finalmente abandonar el euro, mientras que la brecha entre este país, Francia y Alemania evitará cualquier posibilidad de una futura convivencia.

Sme, Bratislava

Los griegos tendrán un adelanto de Armagedón o de un desastre muy similar, mientras que el sistema financiero podría colapsar hoy y mañana la importación de bienes básicos como los medicamentos podría bloquearse [.. .]. Por otra parte, podemos esperar una ola de quiebras con despidos masivos.

Para el diario El País la victoria del "no" ayer en Grecia representa "un serio desafío para el proyecto europeo" y el momento requiere "una respuesta tan hábil y como firme":

El País, Madrid

Europa se encuentra ante una hora decisiva que puede marcar varias décadas. Todos los pasos a dar son arriesgados y comprometidos. Pero es importante no dejar que el porvenir sea decidido por un grupo de demagogos en Atenas y otros muchos, a izquierda y a derecha, que querrán sumárseles en los próximos días, en varios países del continente. Se precisa una respuesta hábil y firme al mismo tiempo. El resultado del referéndum exige a todos, al Gobierno de Alexis Tsipras y a la eurozona, habilidad, sabiduría y altura de miras para que la política impere sobre los automatismos y evitar el súbito desplome de la economía griega y su negativo efecto sobre el euro.[...]el embrollo es enorme, económico y democrático. Hay que encajar la voluntad de los griegos con la de los otros europeos, que juegan con la desventaja de no haber celebrado ningún referéndum, pero cuyos Gobiernos les representan con igual legitimidad.

Jean-Christophe Ploquin explica que el “no” al referéndum no elimina los problemas del país. Porque, "tras el paso por las urnas, los griego deben urgentemente encontrar los medios para evitar la quiebra de sus bancos y de su Estado". Además,

Después de consultar a sus electores, Grecia, una vez más se enfrenta a otra realidad democrática: la legitimidad de los gobiernos de los otros dieciocho países de la zona euro, donde las opiniones y los parlamentos están impacientes y preocupados. [...] [Todos los líderes de la UE] desconfían ahora de un primer ministro esquivo y del que no saben hasta dónde llegará su desafío al sistema liberal en vigor. ¿Alexis Tsipras se cree que Grecia puede salir adelante sola? ¿Cree todavía en la cohesión europea, a pesar de las vicisitudes?