Brexit: “Un golpe inmenso al proyecto europeo”

30 junio 2016
VoxEurop
Libération, Frankfurter Allgemeine Zeitung, El País & 4 otros

"¿A quién vamos a culpar de nuestros problemas ahora?"
"¿A quién vamos a culpar de nuestros problemas ahora?"

El 23 de junio, en el referéndum organizado por el primer ministro David Cameron, los electores británicos decidieron abandonar la Unión Europea. Este resultado ha provocado una onda de choque por toda Europa, y una ola de pesimismo sobre el futuro de la UE se abate sobre el continente, según los diarios europeos.

Los resultados muestran que el 52% de los votantes eligió dejar la UE, mientras que el 48% – principalmente en Londres, Escocia e Irlanda del Norte- votó por la permanencia. La última opción también fue la de la vasta mayoría de electores entre 18-44 años de edad. El 24 de junio Cameron anunció su dimisión como primer ministro y líder del Partido Conservador, mientras que la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, anunció que "un segundo referéndum" sobre la independencia de Escocia "está encima de la mesa."

“Nadie, excepto los nacionalistas de todo el país, puede recibir este resultado con satisfacción” escribe Laurent Joffrin. Para el director de Libération,

Logo – Libération, París

Las fuerzas de la apertura, del intercambio, y de la tolerancia, han sido severamente golpeadas por los partidarios de la desconfianza y de la soberanía solitaria. El miedo al extranjero, que contamina hasta a las opiniones más democráticas, ha jugado un rol nocivo en este resultado dirigido tanto contra los inmigrantes, como contra Europa. […] Para la Unión Europea, la derrota es hiriente. La Comisión, el Banco Central, los Gobiernos, los partidos de gobierno, las mentes racionales y abiertas con las que cuenta el continente y que han multiplicado las advertencias, y a veces las amenazas, nadie tuvo éxito. Es incluso probable que esta decorosa unanimidad haya influido a favor del Brexit, exasperando el rechazo de los de arriba.

“La UE tal vez volverá el proceso de salida del Reino Unido tan duro, que ningún otro país miembro querrá tomar el mismo camino”, escribe Patrick Bernau, cronista del Frankfurter Allgemeine Zeitung. Él afirma que otros países como Dinamarca, Países Bajos, o incluso Eslovaquia podrían estar tentados de “buscar la puerta de salida”:

Logo – Frankfurter Allgemeine Zeitung, Berlin

Ahora que los británicos, generalmente favorables al mercado, desertan, la consecuencia para Alemania es que tendrá que pensárselo dos veces antes de tomar posiciones dentro de la UE. La Unión presenta numerosas ventajas y numerosos inconvenientes: tendrán que ser discutidos de manera racional. La Unión no ha parado de ayudar para atenuar las luchas de poder, asegurando al mismo tiempo el mantenimiento de la paz, y ello ha permitido a Europa hacer frente a otras regiones del mundo, sobre todo en lo que respecta a las negociaciones comerciales. Por otro lado, ya hace tiempo que no nos hemos preocupado del atractivo de la Unión Europea. Países muy diferentes unos de otros han sido puestos en el mismo barco, los partidarios de la UE han ido demasiado rápido queriendo crear una unión política, cuando, propiamente hablando, no existe una esfera pública europea. Una cosa es segura: una UE que tuviera la tendencia de actuar según las reglas de la Europa del Norte no es precisamente la mejor opción para los intereses alemanes.

José Ignacio Torreblanca, responsable de la rúbrica “opinión” del diario El País, piensa que “la victoria de la salida de la UE es una inmensa derrota para el proyecto europeo” y se pregunta “¿qué va a ocurrir ahora?”:

Logo – El País, Madrid

No deja de ser paradójico que la confianza en sí mismos que han demostrado una mayoría de británicos al votar por marcharse de la Unión Europea sea simétrica al abatimiento que han provocado en el resto de Europa y al entusiasmo entre los eurófobos, que lo celebrarán y querrán imitar. Después del voto británico, la UE se parece hoy al Reino Unido de 1973: perdida y desorientada, desbordada por los acontecimientos, sin un plan de futuro claro. Después de años de rescates de estados miembros golpeados por la crisis, es urgente rescatar al proyecto europeo. Ello requiere que los líderes europeos tracen un plan y lo respalden políticamente con todas las consecuencias.

“Los británicos han votado su salida de la Unión Europea y fueron así contra la voluntad de su propio gobierno, del liderazgo económico y político, mientras ignoraban los deseos de sus aliados”, escribe Peter Wolodarski en Dagens Nyheter. Él continúa explicando que Europa “está siendo presa de un verdadero terremoto político del que no se pueden prever las consecuencias.” Y añade:

De lo que podemos estar seguros es de que las políticas británica y europea conocerán un cambio radical. El Reino Unido va a abandonar el proyecto que había sido creado tras la guerra para lograr la paz y la estabilidad. Su salida de la Unión será extremadamente complicada, y creará muchas interrogantes acerca del futuro de la UE. ¿Partirán los demás países? Un golpe ha sido asestado a la UE, que ha sido fragilizada. Además, el futuro del Reino Unido es también incierto: en Escocia, donde la mayoría de los electores votaron a favor de mantenerse dentro de la UE, los planes de salida del Reino Unido están en preparación. La situación es dramática para todos aquellos que querían que Europa permaneciera abierta y democrática y que la cohesión fuera su cimiento. Lo peor ha llegado. Siempre que las repercusiones de esta decisión sobre el resto del mundo sean las menores posibles.

No hay duda de que "La Unión Europea ha recibido una bofetada en la cara", afirma Le Monde en editorial, según el cual

Logo – Le Monde, Paris

En su realidad brutal y oscura, esta es la lección que podemos extraer del referéndum organizado por Cameron. Signfica que la segunda mayor economía de la UE, tras Alemania, va a abandonar el proyecto europeo Significa que uno de los pocos países de la UE que tiene una fuerza militar respetable y una red diplomática extensa ha abandonado Europa. De cualquier manera que se mire a esta triste cuestión, es una derrota para la UE, que la deja debilitada dentro de sus fronteras y cuya imagen como actor global está en declive.

Annamari Sipilä, corresponsal en Londres del Helsingin Sanomat, escribe que “la conmoción de los resultados el viernes por la mañana ha mostrado que la decisión del líder del Partido Conservador, David Cameron, de hacer un referendo había marcado el principio del fin”:

Cameron había prometido el referendo con el objetivo de consolidar su poder así como el de su partido. El sabía que el eurofobia es un sentimiento extendido en el Reino Unido y que el plebiscito no era el mejor medio para tomar tal decisión. Eso no le ha impedido prometer un referendo. Ahora es el momento de asumir las consecuencias. […] El desafío era grande, y Cameron, al igual que el Reino Unido y la Unión Europea, es el gran perdedor de esta historia. No importa de qué manera veamos este asunto, es una derrota para la UE, que la deja debilitada dentro de sus propias fronteras y cuya imagen vista desde el exterior es la de un actor en declive.

“En los días y las semanas a venir, las fuerzas centrífugas que están siendo ejercidas dentro de le UE intentarán delicada pero seguramente de comprometer a la Unión”, previene Tomasz Bielecki, corresponsal en Londres de Gazeta Wyborcza, afirmando:

Logo – Gazeta Wyborcza, Varsovia

a integración dentro de la Unión Europea ya no es irreversible y todo nos hace creer que el Brexit producirá una reacción en cadena. El Brexit va a reforzar a los partidos populistas de los otros países miembros. Los partidos tradicionales tendrán que hacer de todo para vencer al miedo voraz de perder a su electorado y de esa manera tomar las decisiones necesarias para la supervivencia de la Unión. A los ojos de Rusia, China y de Estados Unidos, el peso de Europa ha disminuido considerablemente, de manera literal, pero también Europa está disminuida económica y geopolíticamente hablando. Traducido por Raúl Durán Bravo.