Discurso de Juncker sobre el estado de la Unión: ‘El futuro de Europa no se decidirá en Bruselas’

18 septiembre 2016
VoxEurop
Die Tageszeitung, El Mundo, La Libre Belgique, The Guardian

El discurso pronunciado por Jean–Claude Juncker , presidente de la Comisión Europea ,el miércoles 14 ,dos días antes de la cumbre de Bratislava que reunió a los 27 jefes de Estado y de Gobierno – por primera vez sin el Reino Unido – no convenció a los diarios europeos sobre su capacidad para relanzar Europa.

Aunque que la prensa comparte ampliamente su análisis y alaba su clarividencia, afirma que las medidas que ha puesto en marcha son insuficientes.

Para Ulrich Ladurner, editorialista en Die Zeit, el discurso de Juncker no fue "ni apasionado, ni hermoso, ni sublime." El presidente de la Comisión Europea "trató de ser igual a los ciudadanos europeos apelando a todo el mundo." Pero, sobre todo, aceptó los límites de su poder:

Die Zeit, Hamburgo

Durante su intervención, Juncker se encogió ante los ojos de su público para convertirse en lo que realmente es: un político que depende de los Gobiernos de los Estados miembros de la UE. Ni siquiera trató de ocultarlo. Juncker no quiso aparecer más grande de lo que es. No era el presidente de un super-Estado en el podio. Tampoco era un "partidario fanático de los Estados nacionales, sino alguien que sabe la gravedad de la situación y es amargamente consciente de sus poderes reducidos, alguien que sabe que sus días están contados. [....] Su mensaje fue claro a la vista: el futuro de Europa no se decidirá en Bruselas sino en las capitales de los países europeos.

Eric Bonse en Die Tageszeitung lleva a cabo una interpretación similar, escribiendo que que el discurso "no dio una nuevo soplo de vida a Europa":

Die Tageszeitung, Berlín

Juncker hizo estas declaraciones según los deseos de los jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán el viernes en Bratislava. No dio un discurso polémico, sino lo contrario, un ejercicio de Realpolitik para asegurarse de que la UE, con todos sus conflictos interiores, no implosione.

En un editorial, el diario madrileño diario El Mundo afirma que el discurso de Juncker dejó "sensaciones encontradas", ya que, a pesar de su análisis detallado de los problemas que afronta la UE,

El Mundo, Madrid

se han echado en falta medidas concretas y factibles para solucionarlos, porque para muchos de ellos la UE se ha mostrado hasta ahora impotente. [...] A los problemas de seguridad le dedicó Juncker una parte importante de su discurso, recordando que desde 2004 se han producido 30 ataques en suelo europeo, e insinuando que la UE necesitaría un fondo permanente y una fuerza militar común para hacer frente a estas agresiones. Algo muy lejos de ser realizable ya que presupuestariamente sería hoy insostenible. [...] Tiene razón Juncker en que la seguridad es el mayor reto al que se enfrenta hoy la UE, pero no debe olvidar que no se puede dar la espalda a los refugiados y que la solución no es externalizar el problema como se pretende hacer utilizando a Turquía como Estado tapón. Sólo desde el respeto a los valores democráticos es legítimo buscar soluciones a los difíciles desafíos a los que se enfrenta la UE.

"Hace un año, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, describió el triste estado de la Unión cuando dio su discurso de apertura ante el Parlamento Europeo, doce meses más tarde, Europa no está en mejor forma", escribe Olivier Bussy. Para La Libre Belgique,

La Libre Belgique, Bruselas

está, por el contrario, más sumida en lo que bien podría llamarse una "crisis existencial". Las diferencias van directamente al corazón de los valores de Europa y su esencia - con las muy euroescépticas Polonia y Hungría explícitamente hablando de un "contra-revolución cultural '- y es difícil ver cómo la cumbre informal que se llevará a cabo el viernes en Bratislava, sin los británicos, podría dar lugar a algo más que un consenso mínimo sobre el camino a seguir. En su lugar Europa necesita un vigoroso movimiento para reiniciar el proyecto europeo. Pero, como se suele decir, lo que no va hacia adelante va hacia atrás.

"Ustedes no son ni la mitad de importantes de lo que piensan". Ese fue el mensaje implícito para el Reino Unido en discurso sobre el estado de la Unión Europea del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker", escribe Joris Luyendijk en el Guardian. De acuerdo con el columnista,

The Guardian, Londres

Fue una señal de bienvenida para ciudadanos y políticos europeos exasperados por la indecisión británica y la incompetencia de plano posterior al referéndum. Pero fue un mensaje que calará poco en los políticos y expertos convencidos de que la UE necesita más al Reino Unido que viceversa. [...] Juncker quería hacer frente a las preocupaciones que afectan actualmente a los europeos: refugiados, el terrorismo, el estancamiento económico, una arquitectura de la zona euro disfuncional y la expansión de Rusia. Añadamos a eso la posibilidad real de caos en Turquía, de que la eurófoba Marine Le Pen puede ganar la elección presidencial francesa y de que una presidencia de Trump sería la voladura de la OTAN y entonces debería quedar claro que el Brexit está en algún lugar de la página dos o tres de la lista de prioridades de la UE . De hecho, la perspectiva del Brexit parece haber ayudado a la UE, al menos en el corto plazo, con un buen número de países que han experimentado un aumento inesperado de respaldo para la UE.